cirio

(redireccionado de cirios)
También se encuentra en: Sinónimos.

cirio

(Del lat. cereus, de cera, cirio < cera, cera.)
1. s. m. Vela de cera gruesa y larga colocaron sólo dos cirios en el altar porque no era misa solemne. velón
2. coloquial Jaleo o trifulca armó un cirio por una tontería. bronca
3. BOTÁNICA Denominación de diversas plantas cactáceas.
4. cirio pascual RELIGIÓN El que se bendice solemnemente en la liturgia católica de la vigilia pascual y se conserva hasta el día de la Ascensión.

cirio

 
m. Vela de cera de un pabilo, larga y gruesa.
Árbol de la familia fouquieriáceas, de hasta 18 m de altura, de tronco recto y suculento, ramas espinosas y flores tubulares. En algunas de sus especies el tronco se bifurca en diversas ramificaciones.
fig. y fam.Trifulca, jaleo grande.
liturg. cirio pascual El muy grueso que se bendice solemnemente en la vigilia Pascual.

cirio

('θiɾjo)
sustantivo masculino
1. vela de cera Colocaron varios cirios en el altar.
religión vela que se expone en el altar el Sábado Santo El cirio pascual se retira el día de la Ascensión.
2. enfrentamiento confuso Por una tontería se armó un cirio.
Sinónimos

cirio

sustantivo masculino
Traducciones

cirio

bougie

cirio

candle

cirio

cero

cirio

Kerze

cirio

kaars

cirio

vela

cirio

شمعة

cirio

świeca

cirio

свещ

cirio

蜡烛

cirio

蠟燭

cirio

svíčka

cirio

נר

cirio

촛불

cirio

เทียน

cirio

SM
1. (Rel) → (wax) candle
2. (= jaleo) → squabble
montar un cirioto kick up a row
Ejemplos ?
Como ves, zángano haragán, trabajando para los demás, trabajo para mí. -Cuando los cirios se encienden y los niños se comen la miel, ¿qué provecho sacas?
Debe ser una impresión de la retina, por el deslumbramiento de los relámpagos. ¡Quiera Dios que los italianos salgan con sus cirios, si paran los relámpagos!
A la luz de las estrellas y a la mucho más viva de los millares de cirios de la Basílica iluminada de alto abajo, hecha un ascua de fuego, adornada como para una fiesta y con las puertas abiertas de par en par, por donde se desliza, apretándose, el gentío ansioso por contemplar al Pontífice, se ve, destacándose de la roja muceta orlada de armiño que flota sobre la nívea túnica, la cabeza hermosísima del Papa, el puro diseño de medalla de sus facciones, la forma artística de su blanco pelo, dispuesto como el de los bustos de rancio mármol que pueblan el Museo degli Anticchi.
adre, si me matan, que no venga el hombre de las sillas negras; que no vengan todos a pasar la noche rumiando pesares, mientras tú me lloras; que no esté la sala con los cuatro cirios y yo en una urna, mirando hacia arriba; que no estén las mesas llenas de remedios, que no esté el pañuelo cubriéndome el rostro, que no venga el mozo con la tarjetera, ni cuelguen las flores de los candelabros ni estén mis hermanas llorando en la sala, ni estés tú sentada, con tu ropa nueva.
¿No habíamos quedado en que el sistema parlamentario, desoldando grillos, rompiendo celosías y enverjados, rasgando velos y apagando cirios, iba aire, luz, salubridad y vida a dar a inteligencias y a edificios, e íbamos todos a aprender al menos a escribir bien o mal y a leer corrido?
Aquel segundo cuadro representaba a una difunta, joven y hermosa, tendida en el ataúd entre fúnebres cirios y negras y suntuosas colgaduras....
Eloísa y Julieta fueron dos margaritas Pero tú fuiste un rojo clavel ensangrentado, Que vino de la tierra dorada de Castilla A dormir entre nieve y ciprerales castos. Granada era tu lecho de muerte, Doña Juana: Los cipreses tus cirios, La sierra tu retablo.
Al dar de las ánimas el toque postrero, acabó una vieja sus últimos rezos, cruzó la ancha nave, las puertas gimieron y el santo recinto quedóse desierto. De un reloj se oía compasado el péndulo y de algunos cirios el chisporroteo.
Don Mateo buscaba la palabra rebelde, el público callaba, con un silencio que valía por una tormenta de silbidos; sólo se oía el chisporroteo de los cirios y el ruido del aire entre las ramas de los cipreses.
En toda la Basílica no se escucha más ruido que el chisporroteo suave de los cirios y el murmullo de la oración que el Papa empieza a elevar.
Durante la hora que duró el apagón las multitudes se apiñaron alrededor de la iglesia a orar bajo la lluvia, con cirios y lámparas encendidas que protegían con paraguas y papeles formando una barrera de luz que protegiera a la ciudad de la pesadilla que acechaba en las tinieblas.
ya no relampaguea horrible puedo verlo todo con un sentido que no es la vista la luz es tinieblas y las tinieblas luz esas gentes de la colina vigilancia cirios y amuletos sus sacerdotes Pierdo el sentido de la distancia lo lejano está cerca y lo cercano lejos no hay luz no cristal veo la aguja la torre la ventana ruidos Roderick Usher estoy loco o me estoy volviendo ya se agita y aletea en la torre somos uno quiero salir debo salir y unificar mis fuerzas sabe dónde estoy Soy Robert Blake, pero veo la torre en la oscuridad.