chiquilín

(redireccionado de chiquilines)

chiquilín -lina

 
m. f. fam.Chiquillo, niño.

chiquilín, -lina

(t∫iki'lin, -lina)
sustantivo masculino-femenino
persona de corta edad un chiquilín travieso
Traducciones

chiquilín

zuzzurullone

chiquilín

SM (CAm, Cono Sur, Méx) → tiny tot, small boy
Ejemplos ?
2009 68. Los chiquilines del barrio y una final sin igual. Cuento. Ediciones del Viejo Vasa. 2009 69. El secreto de la gran esfera.
Durante los años 70, el canal continúa con una tendencia a una programación cultural y educativa. Se realizaron varios programas con fines educativos, como Titeretambo, La casa de cartón, Pasito a paso y Chiquilines.
(con la escritoras Marô Barbieri y Helô Bacichette), 2010. 77. Los chiquilines del barrio y los gurises del campo. Cuento. Ediciones del Viejo Vasa, 2010 78.
Los artistas invitados de este álbum son: Nelly Furtado; Lágrima Ríos, realizando su última grabación de por vida con la canción Chiquilines, escrita especialmente para ella por Gustavo Santaolalla; Gustavo Cerati; Mala Rodríguez, Fernando Santullo, miembro de Peyote Asesino; Juan Subirá, miembro de Bersuit Vergarabat, con una canción compuesta por él; y el bandoneonista japonés Ryota Komatsu colaborando con el primer sencillo del álbum: Pa'Bailar.
Los estudios de secundaria en el Instituto Nacional Central para Varones entre 1944 a 1949, ya en tiempos de la Revolución, cuando fue uno de los “chiquilines” del presidente Juan José Arévalo Bermejo.
Cuento. Ediciones de la Banda Oriental, 2009 67. Los chiquilines del barrio y la luz de la fortaleza. Cuento. Ediciones del Viejo Vasa.
Los chiquilines del barrio y la escuela de Varela. Cuento. Ediciones del Viejo Vasa...
Durante el invierno, amansaba, él mismo y de manera especial para que no se asustaran con los vestidos, caballos de silla para la señora y sus hijas, y para los chiquilines tenía siempre de reserva una punta de petizos mansos, capaces de resistir las tremendas correrías de las vacaciones.
V Sus trinos me despiertan muy de mañana y al irme yo a la escuela mueven sus alas. Revoloteando juegan por los jardines y en la fuente se bañan los chiquilines.
Olvidábamos a Chiarini, el mentado pruebista, como llamaban entonces, que tuvo en su clase tan buena parte en la lucidez de las fiestas, echándole tierra a Laforeste y otros pruebistas que le habían precedido funcionando en los circos improvisados en algunos corralones, como verbigracia, en el que conocimos el año 22 en la calle Santiago, al este del conventillo del Padre Saúco, que ocupa hoy la iglesia de San Francisco, perdurable recuerdo de su buen Párroco don Martín (Q.E.G.S.), y en que, por más señas, chiquilines, compramos sitio en una rabona .
Por allí donde pasaba parecía regalar su salud, y la prueba era que todos los chiquilines que nacían en este contorno presentaban sus mismos colores, su cara de luna de llena y un morrillo que lo menos tenía tres libras de manteca.
El escritorio y depósito de papel de su comercio eran tres habitaciones que alquilaba a un judío peletero, y dividido de la hedionda trastienda del hebreo por un corredor siempre lleno de chiquilines pelirrojos y mugrientos.