chico

(redireccionado de chicos)
También se encuentra en: Sinónimos.

chico, a

1. adj. Que es pequeño en su cara de luna, sus ojos chicos me causaban desconcierto.
2. s. Niño o muchacho son unos chicos muy avispados aunque poco voluntariosos.
3. coloquial Fórmula de tratamiento coloquial con que una persona mayor se dirige a un adolescente oye, chico, ¿podrías decirme qué hora es?
4. coloquial Trato que se da a una persona de cualquier edad, con la que se tiene confianza bueno, chica, ya te llamaré.
5. coloquial Novio, prometido una vez presentó a su chico, no tardó mucho en decidir fecha para la boda; su chica llegó primero.
6. s. m. ENOLOGÍA Medida de capacidad para vino.
7. chico con grande loc. adv. Todo mezclado, sin haber separado según el tamaño, la calidad, el color le dio todos los legajos chico con grande.
8. chico de los recados coloquial Persona cuyo oficio es realizar diferentes recados o trabajos de índole secundaria llamar al chico de los recados para que traiga café y té.
9. quedarse chico coloquial Achicarse, amilanarse, quedar humillado ante sus reproches se quedó chica y no se atrevió a contestar.

chico, -ca

 
adj. Pequeño, de poco tamaño.
adj.-s. Niño.
Muchacho.
m. f. En el trato de confianza, persona joven.
m. En lenguaje vulgar, medida de capacidad para el vino.

chico, -ca

('ʧiko, -ka)
abreviación
1. que tiene un tamaño menor del que es debido Me compré unos zapatos chicos.
2. persona grande que tiene poca edad Los niños chicos son llorones.
3. medida, envase que es de menor tamaño que la estándar o que la media un envase chico de perfume

chico, -ca


sustantivo masculino-femenino
1. persona que tiene poca edad el chico de la vecina
2. apelativo que se utiliza para dirigirse a una persona cuando hay una relación de confianza Oye chico, ¿y si vamos al cine?
3. encargado de un trabajo poco valorado la chica de la limpieza
Sinónimos

chico

, chica
adjetivo 1
pequeño, bajo, joven, reducido, insuficiente, corto. grande, enorme.
Bajo y joven se aplican a las personas. Reducido e insuficiente si se trata de espacios o cantidades; y corto cuando se trata de longitudes.
adjetivo y sustantivo
2 niño, muchacho, párvulo, chavea (Andalucía) (col.), rapazuelo, rapaz.

chico:

pequeño
Traducciones

chico

дете, малко

chico

knabo

chico

kille, liten

chico

gutt

chico

menino

chico

男孩

chico

男孩

chico

/a
A. ADJ
1. (= pequeño) → small, little
dejar chico a algnto put sb in the shade
quedarse chicoto be humiliated
V tb patria, perra 2
2. (= joven) → young
yo era muy chico, pero me acuerdo de ellaI was very young but I remember her
de chico no me gustaban las verdurasI didn't like vegetables when I was little, as a child, I didn't like vegetables
B. SM/F
1. (= joven) → boy/girl
me gusta un chico de Barcelonathere's a guy o boy from Barcelona I like
es un buen chicohe's a good lad
el entrenador tiene bien preparados a sus chicosthe trainer has his lads well prepared
las chicas de la oficinathe girls at the office
2. (= niño) → boy/girl
los chicos de la clasethe boys in the class
chico de la callestreet kid
chico de los recadosoffice boy, messenger boy
3. (= hijo) → boy/girl
no nos hemos divorciado aún por los chicoswe haven't got divorced yet because of the kids o children
4. (= novio) → boyfriend/girlfriend
¿sales con algún chico?are you going out with anyone?, have you got a boyfriend?
5. (apelativo)
5.1. (a un adulto) mira, chico, déjaloOK, just leave it, will you?
chica, ¡qué cambiada estás!hey! o you know, you look so different!
¡hola, chicos! ¿qué tal?hi, guys! how're you doing?
hola chicas ¡ya estoy aquí!hi, girls, here I am!
5.2. (a un niño) ¡oye, chico! ¿quieres ganarte un poco de dinero?hey! do you want to earn yourself a bit of money?
chica, ¡no corras!don't run, dear!
V tb chica
C. SM (LAm) (Naipes) → game, round (Billar) → game (Snooker) → frame

chico-a

m., f. young boy; young girl;
a. small.

chico -ca

adj little, small; m boy, child; f girl
Ejemplos ?
Allí les esperaba lo ya previsto: la canoa llena de agua, que fue preciso desagotar con el achicador habitual y con los mates guardabichos que los chicos llevaban siempre en bandolera cuando iban al monte.
Los chicos no lo notaron tanto porque iban a la escuela todos los días; pero no pudieron evitar el enterarse de las habladurías, las cuales los asustaron un poco, especialmente a Thaddeus, que era un muchacho muy sensible.
Apelotonado, recorrido a lo largo de la médula espinal por rítmicas y profundas corrientes de frío, el enfermo vio pasar las horas sin lograr calentarse. Los chicos, felizmente, dormían aún.
Pero cuando los chicos empezaron a asustarse y Thaddeus casi se desmayó al ver la expresión del rostro de su madre al mirarlo, Nahum decidió encerrarla en el ático.
Como un sueño lejano, como una dicha de inapreciable rareza que alguna vez poseyó, se figuraba que podía quedar todo el día en cama, caliente y descansando, por fin, mientras oía en la mesa el ruido de las tazas de café con leche que la sirvienta —aquella primera gran sirvienta— servía a los chicos...
Mas de ti tengo miedo y de tu pene infesto para los chicos buenos y malos, el cual tú por donde gustes, cuando gustes mueve, cuanto quieras, cuando esté para afuera preparado.
A veces, sin embargo, el ronquido monótono del horno no los animaba bastante, y recurrían entonces al gramófono, que tenía los mismos discos desde que Subercasaux se casó y que los chicos habían aporreado con toda clase de púas, clavos, tacuaras y espinas que ellos mismos aguzaban.
Por el espacio de tres meses no pudo obtener siquiera una chica que le lavara los platos. Y en estos tres meses Subercasaux aprendió algo más que a bañar a sus chicos.
Aparecen los caudillos, grandes y chicos, como expresiones más altas de la indignación de la campaña contra la ciudad prepotente que quiere dominar a todo e imponer su ley por medio del Jefe de Policía que envió al efecto y de los legisladores elegidos fraudulentamente por indicación de aquél.
No le quedaba, en verdad, tiempo para nada, máxime en los breves días de invierno. Subercasaux había confiado a los chicos el arreglo de las dos piezas, que ellos desempeñaban bien que mal.
En el mes de febrero los chicos de McGregor, de Meadow Hill, salieron a cazar marmotas, y no lejos de las tierras de Gardner capturaron un ejemplar muy especial.
En esa suelta arena sin remover, convertida en laboratorio de cultivo por el tiempo cruzado de lluvias y sol ardiente, los piques se propagaron de tal modo que se los veía trepar por los pies descalzos de los chicos.