chasca

chasca

1. s. f. Leña menuda obtenida de la poda de árboles recoger la chasca para encender una hoguera. frasca,
2. Ramaje que se coloca sobre la leña dispuesta para hacer carbón. ramulla

chasca

 
f. Leña menuda que procede de la limpieza de los árboles y arbustos.
Ramaje que se coloca sobre la leña dispuesta para hacer carbón.
(Amér.) Cabello enmarañado.
Traducciones

chasca

Klicken Sie auf

chasca

Fare clic su

chasca

Cliquez sur

chasca

انقر فوق

chasca

Valitse

chasca

לחץ

chasca

คลิก

chasca

SF
1. (= leña) → brushwood (from pruning trees)
2. (Andes, Cono Sur) (= greña) → mop of hair, tangled hair
Ejemplos ?
Y Chasca, comenzó: –Fue en los gloriosos días de Tupac Yupanqui, hijo de Pachacutec y hermano y sucesor de Tupac Amaru. Yupanqui era el genio de la guerra.
Sus pobrecitas cuencas tienen los párpados cerrados, pero qué mirada tan imprecisa y extraña la suya. Cuéntame, Chasca, cuéntame tu historia de amor...
Y Chasca, comenzó: –Fue en los gloriosos días de Túpac Yupanqui, hijo de Pachacútec y hermano y sucesor de Túpac Amaru. Yupanqui era el genio de la guerra.
Uírgenes de ueynte años, la primera guayrur aglla, uírgenes que seruían al sol y a la luna, estrellas Chasca Cuyllor, Chuqui Ylla .
Los hombres acaloradamente discutían y hablaban de los destinos y de los oráculos, Chasca salió cuando hubo pasado el último quechua.
¡Sólo ella no vendrá! ... –¿Por qué blasfemas?... Nada ha dicho el oráculo... Chasca te asegura que no hay tal cosa... ¡ Serénate!... –¿Chasca?...
El joven hizo correr sobre la cuerda varios cráneos y al fin sus dedos detuvieron uno cuya cabellera recortada como de un palmo, apartó y mostró a Chasca, diciéndole: –Aquí está.
Pero sin que yo me diera cuenta, ella, la reina colorada, sabía y se entendía con él, y juntos maquinaban la libertad y la venganza. Raurachiska me dijo una mañana: –Chasca, mi hombre bueno.
Poco a poco se fue perdiendo la voz de la quena y ya, entre los bosques del castillo, escuchó Chasca los últimos acordes de aquella alma de dolor que lloraba, bajo la luna: :::...tal vez el puma que manchó :::de sangre roja como el sol :::su blanco traje :::cuando soñaba por su mal :::bajo las frondas del paisaje...
Y las plumas lo guardauan para la pluma y cunpi de pluma. Y para uallcanca, chasca chuqui, ura caua y otras galanterías del Ynga y prencipales y capitanes, auca camayoccuna.
Yo desde entonces con mi amor :::la voy buscando :::flauta que cantas mi dolor :::quena que lloras mi canción, :::seguid sonando... Chasca se había acercado insensiblemente hasta Llaktan, y cuando el joven hubo terminado, volvióse a Chasca, que le decía suavemente, como si musitara una oración ante su ídolo: –Hábil artista, el único que ha hecho llorar al Inca, el que sin báculo y sin carga sentóse en el palacio de los hijos del Sol, predilecto de los príncipes, ensueño dulce de las vírgenes del reino, ¿cuándo volviste de tu viaje?...
Por el sendero del norte, que en la mañana recorriera, ágil y jovial, la comitiva, volvían ahora, taciturnos y graves, con su noble jefe a la cabeza, los soldados de Sumaj Majta. Chasca, desde el mismo peñón que dominaba el río, los vio acercarse.