cerezo


También se encuentra en: Sinónimos.

cerezo

(Derivado de cereza.)
1. s. m. BOTÁNICA Árbol frutal rosáceo, de hoja caduca, flores grandes y blancas y fruto comestible.
2. Madera de este árbol, de color castaño y textura fina que es apreciada en ebanistería.
3. cerezo aliso BOTÁNICA Arbusto o pequeño árbol rosáceo, de hoja caduca, aovada, flores pequeñas blancas y fruto en drupa pequeña, globosa y de sabor amargo que se cultiva también en jardines.
4. cerezo de los hotentotes BOTÁNICA Celastro, planta arbustiva.
5. cerezo silvestre o merizo BOTÁNICA El que tiene frutos pequeños y negruzcos, con carne tierna, azucarada y un poco amarga.
NOTA: Nombre científico: (Prunus avium.)

cerezo

 
m. bot. Árbol de la familia rosáceas (Prunus avium), hojas simples y dentadas, flores blancas y fruto en drupa pequeña, globulosa, encarnada y dulce.

cerezo

(θe'ɾeθo)
sustantivo masculino
1. botánica árbol frutal de tronco liso y flores blancas plantar un cerezo
2. madera del árbol usada en ebanistería mobiliario de cerezo
Sinónimos

cerezo

sustantivo masculino

cerezo silvestre sustantivo masculino durillo, cornejo, corno, sangüeño, sanguino, sanguiñuelo.
Traducciones

cerezo

cherry

cerezo

ciliegio

cerezo

Череша

cerezo

樱桃

cerezo

櫻桃

cerezo

Třešeň

cerezo

Cherry

cerezo

Cherry

cerezo

SMcherry tree
Ejemplos ?
Alonso de Enderica. Juan Meléndez. Juan Antonio de Vargas. Juan Alonso Cerezo. Don Juan de Mariscal. Blas García de la Peña. Andrés de Enderica.
Durante algún tiempo el jovencito cingalés rapó barbas en medio de la calle; luego, mediante algunas monedas de plata, echó al conserje del Bazar de los Sederos, y un día se le vio instalar su sillón frente mismo a la tienda de Mahomet, y poner en hilera, sobre una mesita de cerezo, sus cortantes navajas.
Sé que esta visión de México coincide con la de las naciones latinoamericanas; quiero saludar aquí a los destacados jefes de Estado y de gobierno de la República Argentina, doctor Raúl Alfonsín; de Belice, señor Manuel Esquivel; de Colombia, doctor Virgilio Barco; de Cuba, comandante Fidel Castro; de Honduras, ingeniero José Simón Azcona; de El Salvador, ingeniero José Napoleón Duarte; de Guatemala, licenciado Vinicio Cerezo, y de Nicaragua, comandante Daniel Ortega, su presencia en nuestro país ratifica una voluntad de afianzar los acercamientos y abrir paso a una nueva etapa de integración entre nuestras naciones.
En vez de calmarse con la disculpa, el señor Arcediano se subió más al cerezo, y prosiguió gritando: — He mandado que se vaya esa mujer irreligiosa...
Guanábano.- Las guanábanas, frutas del árbol llamado así, son mayores que grandes piñas, y tan grandes como melones, verdes en la corteza y lo/ interior blanco. Cerezo.- El gusto es entre agrio y dulce.
El cerezo da un fruto encarnado y blanco y del tamaño de una avellana; es de buen gusto pero muy dañoso. El que llaman ciruelo es árbol grande, dicen que como un naranjo; la fruta encarnada, del tamaño de una castaña, es suave y dulce con exceso.
Enrique Jackson Ramírez, Presidente.- Dip. Adela Cerezo Bautista, Secretaria.- Sen. Rafael Melgoza Radillo, Secretario.- Rúbricas".
En el seno de nácar de la tridacne, dentro del agua blanca, movida, monstruos de esmalte turquí y bermejo nadaban lentamente, y en el cáliz de las flores del cerezo, gotas de humedad refulgían al sol.
Castellanos Cortés, Secretario.- Dip. Adela Cerezo Bautista, Secretario.- Rúbricas". En cumplimiento de lo dispuesto por la fracción I del Artículo 89 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, y para su debida publicación y observancia, expido el presente Decreto en la Residencia del Poder Ejecutivo Federal, en la Ciudad de México, Distrito Federal, a los diez días del mes de marzo de dos mil tres.- Vicente Fox Quesada.- Rúbrica.- El Secretario de Gobernación, Santiago Creel Miranda.- Rúbrica.
Era aficionado a ellas con locura, y con ser tantas las que pesaban en las ramas de un cerezo que había delante de su casa, llevaba la cuenta de ellas, comiéndose todos los días las que estaban más maduras, no sin que algunas veces, por falta de medida en el comer, que todo la requiere en este mundo, y por pecar de goloso, que es cosa fea como todo pecado, hallaba en éste la penitencia y lo purgaba con indigestiones.
No señor, no me venga con cumbiangas, porque o se casa usted, o lo hago charquicán. — Hombre, no sea usted súpito, don Macario, ni se suba tanto al cerezo; óigame usted, con flema, pero en secreto.
En alas de la brisa Del luminoso Agosto, blanca, inquieta A la región de las errantes nubes Hacer que se levante la cometa En húmeda mañana; Con el vestido nuevo hecho jirones, En las ramas gomosas del cerezo El nido sorprender de copetones; Escuchar de la abuela Las sencillas historias peregrinas; Perseguir las errantes golondrinas, Abandonar la escuela Y organizar horrísona batalla En donde hacen las piedras de metralla Y el ajado pañuelo de bandera; Componer el pesebre De los silos del monte levantados; Tras el largo paseo bullicioso Traer la grama leve, Los corales, el musgo codiciado.