celeste

(redireccionado de celestes)
También se encuentra en: Sinónimos.

celeste

(Del lat. caelestis.)
1. adj. Del cielo bóveda celeste.
2. MÚSICA Se aplica al registro de órgano que tiene un sonido agradable.
3. adj./ s. m. Se aplica al color azul claro.

celeste

 
adj. Relativo al cielo.
adj.-s. Díc. del color azul claro.
mús. Díc. de uno de los registros del órgano.

celeste

(θe'leste)
abreviación
1. del cielo o relacionado con él Los astrónomos miden las infinidades celestes.
2. cosa que tiene color azul claro una camisa celeste

celeste


sustantivo masculino
color azul claro Pintaron la pieza de un celeste muy tenue.
Sinónimos

celeste

adjetivo
1 celestial, paradisíaco, empíreo.
Celestial equivale, pues, a paradisíaco, empíreo, según el deslinde que acabamos de insertar. Sin embargo, cabe a veces el empleo de celestial sin referencia a la divinidad; por ejemplo, hablando de la armonía pitagórica en el movimiento de los astros, decimos armonía o música celestial, con más frecuencia que celeste.
«Celeste, celestial. Lo que pertenece al cielo, es la idea común a estos adjetivos; pero el primero abraza toda la idea, el segundo la modifica. Celeste se refiere al cielo; celestial se refiere a la divinidad (...). Llamamos [azul] celeste al color que nos parece que vemos en el cielo y no le damos el nombre de celestial, como a ninguna otra cosa que pertenece a aquella determinada idea. Y así no se podría decir, sin una absoluta impropiedad, los astros o cuerpos celestiales, la esfera celestial, azul celestial
José López de la Huerta
Traducciones

celeste

celeste, blu cielo, celestiale

celeste

天蓝色

celeste

blauw

celeste

celeste

celeste

ADJ
1. (= del cielo) → heavenly
2. [color] → sky blue
Ejemplos ?
El poderoso genio de las generaciones, más veloz que el ave, que la flecha, que todo lo terreno capaz de volar, lo llevó a los espacios, donde rayos, de estrella a estrella, unían entre sí los cuerpos celestes; nuestra Tierra giraba en el aire tenue, y aparecía una ciudad tras otra.
Las especulaciones, empero, sobre la causa inmediata del fin, no llegaban a ninguna conclusión desde la época en que la ciencia astronómica había despojado a los cometas del terrible carácter incendiario que antes se les atribuía. Bien establecida se hallaba la escasa densidad de aquellos cuerpos celestes.
El espacio ultraterrestre, incluso la Luna y otros cuerpos celestes, no podrá ser objeto de apropiación nacional por reivindicación de soberanía, uso u ocupación, ni de ninguna otra manera.
Y dormido seguía, agitado aún en sueños por el tremendo martillar de sus pesadumbres y su abandono, cuando abrióse silenciosamente la puerta de la sala, por cuyo balcón penetraba la luz de plata de la luna invadiéndolo todo con sus celestes claridades, y entró en ella Rosario.
Esta bella porción que nosotros habitamos, en donde la naturaleza se presenta portentosa y rica; en donde empezando por el hombre y terminando por el más ruin gusanillo, todo es raro, todo es nuevo, todo nunca visto para el antiguo mundo: las llanuras sin horizonte como el océano; las montañas que se encumbran más allá de las nubes; los fenómenos celestes y las constelaciones de un hemisferio nuevo, nada de esto fue examinado ni estudiado por sus poseedores y señores, y lo poquísimo que hicieron, o ha sido pasto de las llamas en el incendio del Escorial, o existe inédito en el polvo de los archivos.
Me proponía también interrogarle acerca de la Luna y de los demás cuerpos celestes a fin de conocer las razones de sus revoluciones, de sus movimientos y de todo lo que les sucede, y sobre todo para saber por qué es lo mejor que cada uno de ellos haga lo que hace.
195 las que a mí, ah triste, de mis extremas medulas a proferir se me obliga, desvalida, ardiente, de amente furor ciega, las cuales, puesto que verdaderas nacen de mi pecho más hondo, vosotras no queráis sufrir que el luto se desvanezca nuestro, sino que con la misma mente que sola Teseo a mí me abandonó, 200 con tal mente, diosas, se manche de muerte a sí y a los suyos.” Después que de su afligido pecho vertió estas voces, suplicio por unas salvajes acciones demandando ansiosa, asintió con su invicto numen de los celestes el regidor, con cuyo movimiento la tierra, y hórridas retemblaron 205 las superficies, y sus rielantes estrellas sacudió el cosmos.
El espacio ultraterrestre, incluso la Luna y otros cuerpos celestes, estará abierto para su exploración y utilización a todos los Estados sin discriminación alguna en condiciones de igualdad y en conformidad con el derecho internacional, y habrá libertad de acceso a todas las regiones de los cuerpos celestes.
Ellos jamás habían pensado en crear un animal inteligente con la intención de hacerlo rey de la tierra, -Hemos cometido un error.- decían en sus debatidos cónclaves celestes.
El espacio ultraterrestre, incluso la Luna y otros cuerpos celestes, estarán abiertos a la investigación científica, y los Estados facilitarán y fomentarán la cooperación internacional en dichas investigaciones.
No podemos contemplar a esta muchacha sin que su mirada haga brotar de nuestra alma cantos y armonías celestes que nos sobrecogen y nos animan.
Y habló luego del que esperaban, y que él había visto de niño. El maestro sabía mucho acerca de los cuerpos celestes y pensaba sobre ellos, pero sin olvidarse de la Historia y la Geografía.