catolicismo

Búsquedas relacionadas con catolicismo: anglicanismo, islam, protestantismo, islamismo

catolicismo

1. s. m. RELIGIÓN Doctrina de los cristianos que reconocen al papa como jefe espiritual.
2. RELIGIÓN Comunidad de los creyentes de la religión católica.

catolicismo

 
m. rel. Religión de los cristianos que reconocen al obispo de Roma como cabeza de la Iglesia. El término (derivado del griego catholikós, universal) se refiere al carácter universal que se atribuye la Iglesia católica como verdadera Iglesia de Cristo, y designa normalmente el conjunto de doctrinas e instituciones propias de la Iglesia católica romana como cuerpo distinto de las otras confesiones o iglesias cristianas.

catolicismo

(katoli'θismo)
sustantivo masculino
1. religión doctrina de los cristianos que reconocen al Papa como su guía espiritual El catolicismo se expande por África.
2. religión comunidad universal de quienes practican la religión católica catolicismo en Argentina
Traducciones

catolicismo

Katholizismus

catolicismo

Catholicism

catolicismo

catholicisme

catolicismo

cattolicesimo

catolicismo

catolicismo

catolicismo

الكاثوليكية

catolicismo

katolicyzm

catolicismo

天主教

catolicismo

天主教

catolicismo

Katolicisme

catolicismo

カトリック

catolicismo

천주교

catolicismo

SMCatholicism, Roman Catholicism
Ejemplos ?
Proveer a la seguridad de las fronteras; conservar el trato pacífico con los indios, y promover la conversión de ellos al catolicismo .
La ancianidad es condición indispensable de su ministerio. Un Papa de veinticinco años haría retroceder de espanto al catolicismo.
Hablamos, venerables hermanos, de un gran número de católicos seglares y, lo que es aún más deplorable, hasta de sacerdotes, los cuales, so pretexto de amor a la Iglesia, faltos en absoluto de conocimientos serios en filosofía y teología, e impregnados, por lo contrario, hasta la médula de los huesos, con venenosos errores bebidos en los escritos de los adversarios del catolicismo, se presentan, con desprecio de toda modestia, como restauradores de la Iglesia, y en apretada falange asaltan con audacia todo cuanto hay de más sagrado en la obra de Jesucristo, sin respetar ni aun la propia persona del divino Redentor, que con sacrílega temeridad rebajan a la categoría de puro y simple hombre.
Según el chileno Bilbao, “nuestro pasado es la España”, y esta representaba la Edad Media en cuerpo y alma; una perfecta síntesis de feudalidad y catolicismo.
Lo misterioso autóctono no desapareció con la llegada de los conquistadores. Antes bien, en la colonia aumentó, con el catolicismo, el uso de evocar las fuerzas extrañas, el demonismo, el mal de ojo.
A las demoliciones de los centros católicos, autorizadas por el Gobierno provisional; a la disolución de colegios, comunidades y asociaciones que a catolicismo trascendiesen, sucedió la profesión pública de descreencia del ex místico y ex dulce Castelar; la propaganda protestante y racionalista inundó a España de periódicos, libros y folletos después; un constituyente se jactó en las Cortes de no haber hallado señales de alma en ningún cuerpo humano; otro, el señor Quintero, aseguró que, por no relacionarse con ninguna religión, ni siquiera era ateo; otro, el señor Robert, acaba de manifestar que ni es católico ni consiente que lo sea su familia...
Precisamente lo único de que no han hablado sus sensibles panegiristas. Pero era necesario herir a todo trance al catolicismo, y a tales propósitos, tales armas.
De clarar semejante guerra a la religión, decía Engels, significaria "ser más bismarckista que Bismarck", es decir, repetir la necedad de su lucha contra los clericales (la famosa "lucha por la cultura", Kulturkampf, o sea, la lucha sostenida por Bismarck en la década de 1870 contra el Partido Católico Alemán, el partido del "Centro", mediante persecuciones policíacas del catolicismo.
Es endeble su catolicismo en este punto, señor Aguirre, que no se rebela ante esta montaña de cuerpos exánimes, santificados por la unción sacerdotal y que han sido profanados por el instinto infrahumano de los aliados de usted; que no le deja ver más que una docena larga, catorce, según lista oficial –menos del dos por mil- que han sucumbido víctimas de posibles extravíos políticos, aun concediendo que hubiese habido extravío en la forma de juzgarlos.
Porque, señor Aguirre, -acaba de decirlo en una pastoral el Episcopado alemán- "entre el comunismo y nuestro catolicismo –que es el de Vizcaya- hay la misma separación que entre el día y la noche, el fuego y el agua: y si los comunistas llevan la bandera roja a través de la Europa central y occidental, no quedará más que un campo de escombros, y la Iglesia católica se hundirá en el caos y en la desolación".
aben bien los labradores los días en que la Iglesia rinde especial culto a los Santos, y de estos días se valen para fijar las épocas en que se deben practicar las faenas del campo; ¡hasta agricultor es en España el catolicismo!
Doctor, le dije sentándome en el sillón que me ofrecía, tiene usted enfrente a un enfermo curioso que en perfecta salud corporal, viene a buscar en usted los auxilios que la ciencia puede ofrecerle para mejorar su espíritu. El catolicismo les da a sus fanáticos, directores espirituales a quienes se entregan.