Ejemplos ?
El relieve constituye una valiosísima fuente de información sobre el ejército romano ya que muestra detalles de balistas y catapultas romanas, fuertes, barcos y armas.
Cuando ya se encontraban lo suficientemente cerca para que alcanzase la artillería, Alejandro trajo máquinas lanzadoras de piedras y catapultas ligeras para bombardear las murallas de la ciudad.
Se dice que los primeros en usarla con este fin fueron los griegos. Las catapultas son armas de asedio que fueron utilizadas en las guerras y conflictos de la Edad Media.
También según su relato, los Polo ayudaron a Kublai Kan en la conquista de Saianfu (Xiangyang), la última ciudad en posesión de la dinastía Song, supervisando la construcción de tres catapultas.
Las primeras catapultas se empleaban a distancias muy extensas, lo que hacía muy difícil su construcción y posterior uso. Esto obligó a los creadores e ingenieros a trabajar en su forma, peso, tamaño, diseño y movilidad, pues eran armas necesarias en los grandes combates.
Krum pasó el invierno preparándose para un gran ataque contra Constantinopla, un rumor puso en alerta a la población de la capital de que Krum traía un amplio equipo de sitio (torres de asedio, catapultas gigantes, arietes y escaleras), que estaba siendo transportado en 5000 carretas.
Las primeras catapultas fueron en forma de una enorme resortera u honda planeada por Alejandro Magno y sus ingenieros para poder derribar las murallas del imperio persa.
Otro tipo de catapulta aplicaba el principio de torsión para lanzar piedras u objetos pesados sobre murallas y fosos: unas cuerdas enrolladas con tornos para echar hacia atrás el mecanismo impulsor. También se utilizaban catapultas más pequeñas, que eran portátiles.
Edad Media (501–1299) Las fortalezas se convierten en castillos, y las catapultas se pueden aumentar a “trabucos” (poderosa arma de asedio), que tienen mayor alcance.
Sin embargo la ciudad cayó en 1273, dos años antes de la llegada de Marco a China, y tanto las crónicas chinas como las persas dan los nombres de los constructores de las catapultas, una familia procedente de Siria.
Las catapultas más primitivas disponían de un brazo con forma de cuchara en el extremo para situar y lanzar el proyectil, pero las últimas versiones antes de la aparición de la pólvora usaban una honda para lanzar el proyectil.
Las catapultas y las balistas, que también aparecen en la batalla inicial del filme, eran máquinas de guerra que los romanos no usarían en un combate en medio de un bosque, pues estaban reservadas para los asedios y casi nunca se emplearían en batallas campales.