Ejemplos ?
Después de perfumarlo con esencias, adornábalo su preciosa dueña con un collarincito de terciopelo con Ires cas- cabeles de oro, y teníalo siempre sobre sus rodillas.
Por los años de 1807 existió, en la calle ancha de Cochar- cas (hoy Buenos Aires), la más afamada picantería de Lima, como que en ella se despachaba la mejor chicha del Norte y se condimentaban un seviche de camarones y unas papas ama- rillas con ají, que eran cosa de chuparse los dedos.
y dijo: Don Juan de Luna. GARCIA. En cas del embajador de Ingalaterra te espero. Con mis joyas y dinero ponte en salvo. HERNANDO .
«El encuentro de los grandes hombres que ejercen influen- »cia decisiva en los destinos humanos, es tan raro como el •punto de intersección de los cometas en las órbitas excéntri- »cas que recorren.
Ahora, en cuanto á los títulos de Castilla que se conocie- ron en el Perú, diremos que el de Cazares, conferido á la casa de Pastrana, fué el primero de marqués que se conce- dió, siguiéndose el de Santiago, creado en 1660, en favor del oidor don Dionisio Pérez de Manrique, primer título de Cas- tilla que hubo en la Audiencia de Lima.
El otro reía alegremente: Era uno de esos grumetes que parecen aculatados en largas navegaciones trasatlánticas por regiones de sol.
Desde entonces habíamos vivido en forzosa castidad, y mis ojos, que aún lo ignoraban todo, tenían envidia de mis manos que todo lo sabían.
Para ejercer el control del Sistema, el Instit uto Nacional de Contratación Pública podrá solicitar información a entid ades públi cas o priva das que crea co nveniente, las que deberán proporcionarla en forma obligatoria y gratuita en un término máximo de 10 días de producida la solicitud.
Grandeza de España, no enumerando, como no debemos hacerlo, la que varios virreyes investían, como el conde de Alba de Liste (que fué el primero que trajo esa jerai-quía en 1655), el de Lemos, el de la Monclova, el marqués de Cas- lell-dos-rius y el príncipe de Santo Buono (que fué el último en 1716) diremos que sólo hubo una, conferida á familia pe- ruana, y fué la que obtuvo en 1779, con el título de duque de Sai» Carlas, el correo mayor de las Indias don Fermín de Garba jal y Vargas, natural de Lima; y recayó en él des- pués de tener la grandeza honoraria, desde 1768.
11 La pa rticipación de la consultoría extra njera, sea é sta de p ersonas naturales o jurídi cas, se limitará a los campos, actividades o áreas en cuyos componentes parciales o totales no existe capacidad té cnica o exp eriencia d e la con sultoría nacio nal, d eterminadas por el In stituto Nacional de Contratación Pública.
Los que una vez llegaban á obtenerlo, aun después de hecha renuncia en fa- vor de otra persona, siempre quedaban con el derecho de disfrulai las mismas honras y distinciones. Tampoco podían los títulos ni sus primogénitos contraer matrimonio sin real permiso, expedido por la Cámara de Cas- lilla.
Las p ersonas jurídi cas extranje ras para ejerce r acti vidades de consultoría de mostrarán estar facultadas le galmente en el p aís d e su con stitución pa ra ejercer y prestar servi cios de consultoría.