Ejemplos ?
Porque no perdiendo ripio de cuanto pasaba en su derredor, veía que de aquéllos sus positivos caudales no quedaba ni señal; que su hijo los había trocado por cifras que cada día iban perdiendo una parte considerable de su valor real; que tenía los cartapacios atestados de este papel y de otros, representando grandes sumas sin más garantía que las firmas de los respectivos deudores, tan empapelados con el acreedor de quien ellos, a su vez, tenían no flojo montón de obligaciones; presumía que toda la plaza se hallaba lo mismo, y era evidente para él que una sola piedra que se desprendiese del inseguro edificio le haría desmoronarse hasta los cimientos.
La Historia es manantial inagotable de inspiración, y de entre las páginas de raídos cartapacios puede el espíritu investigador, auxiliado por la solidez del cri- terio, tejer los hilos todos de drama interesante y conmovedor.
Así, en 1613, fecha del primer inventario de sus obras, éstas ocupaban nueve cartapacios en los que se encontraban obras impresas junto con otras que no se publicaron.
La obra de fray Cipriano de la Huerga es de esas que han corrido cartapacios y bibliotecas y que han llegado a nuestros días en un estado que sabemos fragmentario, con el agravante de no sernos posible saber si todos los títulos que se le suponen perdidos lo son en realidad o si proceden de errores de catalogadores antiguos.