Ejemplos ?
Por tanto, los lacedemonios no se sentían implicados. Tanto es así que no acudieron a la batalla de Maratón por estar celebrando las fiestas de Apolo Carneo (llamadas Carneas).
Cuando los aliados recibieron la noticia de que Jerjes estaba limpiando los caminos alrededor del monte Olimpo, con la clara intención de cruzar las Termópilas, se encontraban en el periodo de tregua asociado a la celebración de los juegos olímpicos, y el festival espartano de las Carneas, durante los cuales la guerra era considerada sacrílega.
Culturalmente, además de su dialecto dórico del griego, estas colonias retuvieron su calendario dórico característico, que giraba alrededor de un ciclo de festivales de los cuales, el de las Jacintias y el de las Carneas eran especialmente importantes (EB 1911).
Según Tucídides, durante la paz de Nicias, Atenas, para mostrar a Esparta su buena voluntad, prometió asistir a las Jacintias. Carneas Gimnopedias Louis Gernet, «Frairies antiques», Anthropologie de la Grèce antique, Flammarion, coll.
En esta obra de ficción traicionan en secreto al rey de Esparta, Leónidas I, antes de la Batalla de las Termópilas frente a Jerjes I. Además, ordenan al rey no atacar a los persas para honrar el festival de las Carneas.
Había nueve festividades principales en el calendario espartano, de entre los cuales las más importantes eran: las Carneas, las Gimnopedias y las Jacintias, estas últimas tenían lugar en Amiclas.
Los espartanos tenían la estricta obligación de celebrar las fiestas Carneas, que tenían lugar entre el día 7 y el 15 del mes Carneo, que correspondía al mes ático de Metagitnion (parte de agosto y parte de septiembre).
Tras la Batalla de Mantinea, en junio de 418, cuando el rey espartano Plistoanacte, acudió a Tegea con fuerzas para socorrer al resto de tropas aliadas, recibió la orden de retirarse, por estar próximo el comienzo de las Carneas.
Éste festival también se celebró en la ciudad de Cirene, en el norte de África, según los testimonios que nos han llegado de Píndaro, y en el Himno a Apolo de Calímaco. Las fuentes disponibles sobre las Carneas son principalmente los gramáticos Hesiquio de Alejandría y Ateneo.
Las Carneas tenían un aspecto agrario, que se traducía en el ritual de una carrera-persecución, en la que un hombre portador de cintas debía ser alcanzado por cinco karneatai.
El último día de las Carneas coincidía con la luna llena, y antes de que terminasen estas fiestas el ejército no podía abandonar el territorio espartano.
C., las Carneas habrían impedido a los espartanos llegar a tiempo a la batalla de Maratón y los atenienses se vieron obligados a luchar solos.