cariado

Búsquedas relacionadas con cariado: antemano, llamativas

cariado, a

adj. MEDICINA Se refiere al hueso que está podrido o dañado o al diente que tiene caries tiene dos muelas cariadas.

cariado, -da

 
adj. Díc. de los huesos, esp. dientes, dañados o podridos.
Traducciones

cariado

carious, rotten

cariado

ADJ [muela] → decayed
Ejemplos ?
Al cabo, tentando la quijada y preguntando «¿es ésta?», veinte veces, engancha inesperadamente el acero fatal en el cariado apéndice, lanza la víctima un rugido, suelta tres lagrimones y un duro, y se acaba la tragedia.
Entre dos macizos blanquea la fábrica de un pozo. Una cadena pende de un soporte, cariado por la herrumbre, junto al pozo se yergue una palmera.
Para curarlo es necesario extirpar todo el cartílago porque la experiencia ha hecho ver que cuando está cariado solamente por uno de sus puntos, poco a poco se extiende la caries por todo él; esta operación requiere un artista hábil y diestro y no debe emprenderla ningún albéitar poco instruido.
Hoy en día, la odontología utiliza un modelo no invasivo, donde en caso de presentarse una caries se elimina solo el tejido cariado y se coloca una restauración.
Se dan dado diversos nombres al gabarro en el caballo, relativos a su situación: lo han llamado tendinoso cuando tenía su situación en el tendón gabarro de la corona cuando estaba en la corona, próximo al casco Pero no siendo suficiente esta denominación, lo distinguiremos, siguiendo a Lafosse, por las partes que acomete, en: gabarro simple gabarro nervioso gabarro verdadero, que es el que ocupa la corona gabarro falso, que es cuando el verdadero ha cariado el cartílago de la corona Los principios originarios de estas diferentes especies de gabarro son las contusiones o magullamientos, los alcances descuidados, la inmundicia acumulada en las extremidades, la acrimonia de los lodos, la condensación y acrimonia de la transpiración insensible, etc.
---- Los núcleos colados, son retenedores intraradiculares que realiza el odontólogo en su consultorio particular y con la ayuda de un protésico dental, dependiendo del tipo de diente, como se encuentra la corona, que tan cariado, fracturado o destruido se encuentra y la forma del conducto radicular; estos se han utilizado ampliamente y varían dependiendo del tipo de metal, el largo, el ancho y la forma.
Desde la invención de la odontología, se ha utilizado un modelo invasivo para el tratamiento de caries dental, el cual consiste en eliminar el tejido cariado y sus alrededores logrando así una gran preparación cavitaria donde luego se disponía a colocar el material restaurador a utilizar.
A medida que pasaban los años, el paciente volvía a producir caries en la misma pieza dentaria, por lo que se volvía a eliminar el tejido cariado y agrandar cada vez más la preparación cavitaria.