cardenal

(redireccionado de cardenales)
También se encuentra en: Sinónimos.

cardenal

(Del lat. cardinalis, cardinal, principal.)
1. s. m. RELIGIÓN Superior eclesiástico que forma parte del sacro colegio de consejeros del papa y que constituyen el cónclave para la elección del sumo pontífice. purpurado
2. ZOOLOGÍA Ave americana de plumaje rojo escarlata.
3. cardenal in pectore o in petto RELIGIÓN El eclesiástico elevado al cardenalato, pero cuya proclamación se reserva el papa.

cardenal

(Derivado de cárdeno, del bajo lat. cardinus, azulado.)
s. m. Mancha amoratada que aparece en el cuerpo espontáneamente a consecuencia de un golpe del accidente sólo le quedan como recuerdo tres cardenales. equimosis, moretón

cardenal

  (del l. ecl. cardinale)
m. catol. Prelado católico, miembro del Sacro Colegio cardenalicio o consejo del Papa.

cardenal

  (de cárdeno)
m. pat. Equimosis.

cardenal

(kaɾðe'nal)
sustantivo masculino
1. religión autoridad religiosa que interviene en la elección del Papa cardenal de Roma
2. zoología pájaro americano que tiene un penacho rojo cardenal rojo
Sinónimos

cardenal

sustantivo masculino
2 hematoma (medicina), morado (col.), moradura, moratón (col.), moretón (col.), roncha, equimosis (medicina).
Traducciones

cardenal

bruise, cardinal

cardenal

modřina

cardenal

Fleck, Kardinal

cardenal

bleu

cardenal

plek

cardenal

挫伤

cardenal

cardeal

cardenal

الكاردينال

cardenal

kardynał

cardenal

Кардинал

cardenal

Cardinal

cardenal

추기경

cardenal

SM
1. (Rel) → cardinal
2. (Med) → bruise
3. (Orn) → cardinal, cardinal bird
4. (Chile) (Bot) → geranium

cardenal

m (Esp) bruise
Ejemplos ?
Pio V, por las singulares y públicas demostraciones con que le honró Gregorio XIII, y por el aprecio y distinción que mereció a los Cardenales.
Faltábale manos con que despachar a su numerosa parroquia a Currita la Cardenales...
¡Tipo dramático el de este Papa, remachando con furia los clavos que fijan el catolicismo a las edades muertas! Algunos cardenales obedecen de mala gana.
Y, sigún me contó a mí mi pairino, el señor Toño el Clavija, al que ustés conocerán porque es más conocío que la ruá y tiée un puesto de berza pela por medio con el de Antoñico el Cerrojazo, que tamién se las trae, poique ese Cerrojazo fue el que mató a Toñico el Cardenales en la calle de la Armona...
El gigante de Carora también murió ese día, Carlos Santeliz, ¿te acuerdas? Cuarto bate del Cardenales de Lara, otro jovencito, muchachos, eran unos prospectos; Carlos Santeliz.
Primero me vea yo comida de adivas estas carnes, que me ha parado de la manera que ahora veréis. Y, alzándose al instante las faldas hasta la rodilla, y aun un poco más, las descubrió llenas de cardenales.
" »Aquí acabé de entender que el uno era poeta y el otro comediante. El comediante aconsejó al poeta que cercenase algo de los cardenales, si no quería imposibilitar al autor el hacer la comedia.
El supradicho don Bonifacio esgrimía la despótica palmeta en una escuela de la feligresía de San Sebastián, situada en la casa no sabemos por qué motivo llamada de la Campaña, y era tenido generalmente por el Nerón de los dómines. «Más cardenales hace el chicote que el Papa», solía decir don Bonifacio.
-Mi honor fuera se queda, que no es prenda el honor para lucida en tales sitios; te confieso que con el engaño descubierto se acabó la fe, mas no el amor, que no por tu perfidia te veo menos hermosa; con que así, me desengaño y quiero ser tu amante preferido, mas no el único, que cardenales, príncipes y embajadores no son para despreciados.
Sus espaldas crujían, estrechadas fuertemente por los vigorosos brazos; copioso sudor les brotaba de todo el cuerpo; muchos cruentos cardenales iban apareciendo en los costados y en las espaldas; y ambos contendientes anhelaban siempre alcanzar la victoria y con ella el bien construido trípode.
A la verdad los cristianos dicen, que su Escritura ha sido inspirada por el Espíritu Santo; pero además que los cardenales Cayetano Comentarios sobre el Antiguo Testamento.
No omitió fatiga para cortar el cisma que habían levantado en la Iglesia algunos Cardenales, deponiendo al Papa Eugenio IV de la Silla Apostólica, y colocando en ella á Félix V, ó Amadeo de Saboya; y sufrió contradicciones violentas para asegurar al Rey de Castilla la preferencia de asiento que en la Cámara Pontificia le disputaba el de Inglaterra, y asimismo para hacer que se declarase que correspondía á Castilla y no á Portugal la conquista de las Islas Canarias.