canela


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con canela: canelo

canela

(Del ital. cannella < canna, caña.)
1. s. f. COCINA Sustancia de color ocre rojizo, olor muy agradable y aromático, obtenida de la corteza de las ramas del canelo y otras plantas, que, en trozos o molida, es usada como condimento, particularmente de platos dulces.
2. coloquial Cosa muy fina y exquisita.
3. canela fina coloquial Expresión que manifiesta la valía o bondad de algo o alguien este postre es canela fina.

canela

  (del b.l. canella < l. canna, caña)
f. Especia de color rojo amarillento, muy aromática y de sabor dulce, obtenida a partir de la corteza molida y seca de diversas plantas aromáticas; gén. Canella, Drymis, Cassia y Cinnamomum.
fig. y fam.Cosa muy fina y exquisita.

canela

(ka'nela)
sustantivo femenino
culinario especia extraída de la corteza aromática de un árbol té con canela
Sinónimos

canela

sustantivo femenino
1 (color) alazán.
2 (col.)finura, exquisitez.
Traducciones

canela

канела

canela

Zimt, fein, hervorragend, Kanel

canela

cinnamon

canela

cannelle

canela

cimet

canela

cannella

canela

цимет

canela

skořice

canela

kanel

canela

kaneli

canela

シナモン

canela

계피

canela

kaneel

canela

kanel

canela

cynamon

canela

canela

canela

kanel

canela

อบเชย

canela

tarçın

canela

quế

canela

桂皮

canela

A. SF
1. (Bot, Culin) → cinnamon
ser canela fina o en rama Ana es canela fina o en ramaAna is wonderful
este torero es canela finahe's a brilliant bullfighter
prueba estas gambas, son canela finatry these prawns, they're exquisite
canela en polvoground cinnamon
canela en ramastick cinnamon
V tb flor A3
2. (Caribe) (= mulata) → mulatto girl
B. EXCL (euf) → good gracious!
Ejemplos ?
Río legítimamente de Quito y Guayaquil, porque un grupo de sus hijos salieron en caravana de conquistadores, presididos por Don Francisco de Orellana, simbolismo de valor y audacia, y descubrieron esta arteria fluvial la más importante del Continente, en vez del País de la Canela y de El Dorado, que perseguían y soñaban encontrar.
Y creo hauer fallado ruybaruo y canela, e otras mil cosas de sustancia fallaré, que haurán fallado la gente que yo allá dexo; porque yo no me he detenido ningún cabo, en quanto el uiento me aia dado lugar de nauegar: solamente en la villa de Nauidad, en quanto dexé asegurado e bien asentado.
Conforme tuvo en su mano el remendón al hermoso pez, le dijo este (que por lo visto no era tan callado como suelen serlo los de su especie): -Llévame a tu casa; córtame en ocho pedazos y guísame con sal y pimienta, canela y clavo, hojas de laurel y yerbabuena.
No creas, pobre Fabio, que en solitaria selva un Títiro sensible con una Galatea se pasa la mañana tendido a pierna suelta, tocando el caramillo, sin reparar siquiera que tiene la zagala muchísima canela...
Ahora dígase me si con lo escrito no hay bastante para que el que lo lleva sea recibido con «palmas y jaleo flamenco» en esa patria del Tío Canigitas y de la «flor de la canela».
¡Valientes cosas las que iba a hacer con aquel platal! No iba a quedar pobre sin su mudita nueva, ni vieja hambrienta sin su buena pulsetilla de chocolate de canela.
¡Lo que es tener oficio!... Hembra de canela e inventora de dineros era la tal Rufa Chaverra. Arcila declarólo luego espejo de administradoras.
La moza sonreía y tendía los brazos, olientes a canela y benjuí...; pero en sus orejas no esplendían ya las piedras objeto de la codicia de altas damas: los zafiros eran dos trozos de opaco vidrio azul, cuajado, muerto: ninguna claridad emitían...
Después de este cariñoso desahogo de su majestad retumbante, la reina madre fue por él espléndidamente obsequiada con un regio banquete, donde se sirvieron palominos en abundancia, condimentados con diferentes salsas, y de postres deliciosos y ligeros suspiros de canela.
Joseíto hizo un gesto de contrariedad al oír el nombre de Trini, y le repuso a la Trinitaria: -A ésa le tocó en el reparto una chispitilla menos que a usté, que es toíta azúcar de pilón y canela de la fina.
Cuando Gonzalo Pizarro marchó al descubrimiento de la Canela, dejó en Quito á Puelles i or su teniente gobernador; y Vaca de Castro, después de la batalla de las Salinas, lo nombró para que acabase de fundar y poblar la ciudad de León de Huánuco.
Yo extasiado veía a la mujer tierna y ardiente; con su cabellera castaña que acariciaba con mis manos, su rostro color de canela y rosa, su boca cleopatrina, su cuerpo gallardo y virginal, y oía su voz queda, muy queda, que me decía frases cariñosas, tan bajo, como que solo eran para mí, temerosa quizás de que se las llevase el viento vespertino.