candil

(redireccionado de candiles)
También se encuentra en: Sinónimos.

candil

(Del ár. qandil, lamparilla < lat. candilus < candere, ser blanco.)
1. s. m. Lámpara formada por dos recipientes de metal superpuestos, con el aceite y la mecha en el superior y en el inferior una varilla con un garfio para colgarlo.
2. Lamparilla de aceite con forma de taza cerrada.
3. Méx. Lámpara de araña.
4. BOTÁNICA Arísaro, planta.
5. s. m. pl. BOTÁNICA Planta aristoloquiácea herbácea de hojas alternas y flores axilares.

candil

 
m. Lámpara de aceite formada por dos recipientes de metal superpuestos, cada cual con un pico; en el superior se pone el aceite y la torcida, y en el inferior una varilla con garfio para colgarla.
zool. Cada uno de los pitones de la cuerna de los ciervos.

candil

(kan'dil)
sustantivo masculino
lámpara de aceite El aire apagó al candil.
Sinónimos

candil

sustantivo masculino
Traducciones

candil

lamp

candil

lucerna

candil

Lampe

candil

lampe

candil

lamp

candil

lâmpada

candil

مصباح

candil

лампа

candil

candil

candil

lampe

candil

ランプ

candil

램프

candil

lampa

candil

SM
1. (= lámpara) → oil lamp (Méx) (tb candil de prisma) → chandelier
(poder) arder en un candil [vino] → to pack a powerful punch, be very strong; [tema etc] → to be pretty strong stuff
2. (Zool) → tine, small horn
Ejemplos ?
Entre las muchas familias marinas representadas están: el pez globo, pez fusilero, caranx lugubris, pez león, plectorhinchus, tiburón de arrecife, meros, anguilas, pargos, pez mariposa, pez murciélago, pez napoleón, raya jaspeada, pez escorpión, langostas, nudibranquios, pterophyllum, pez mariposa, candil rufo, candiles, pez cristal, pez cirujano, pez unicornio, pez gatillo y barracudas.
Algunas personas murieron como consecuencia de la energía liberada por el sismo, otros por el incendio que se produjo tras el movimiento telúrico al estar encedidos en las mayorías de las casas las velas y candiles.
Planta medicinal Fitoterapia Usos medicinales de las raíces Medicina china tradicional Terminología descriptiva de las plantas Historia de la Botánica Características de las aristoloquiáceas Castellano: aristoloquia bética, aristoloquia de Andalucía, balsamina, candilejos, candiles, candilillos, candilillos sin torcida, candilitos, enredadera, farolitos, melonera, víbora, zarza, zarzaparrilla.
En la actualidad, la torre ha sido restaurada, situando en ella la Oficina de Turismo y, desde 1998, el Museo Etnográfico de Labranza, en donde se pueden ver: artesanía popular, utensilios de cocina como los usados para fabricar el queso, la tradicional matanza o el horno de pan, piezas en desuso como carburos, candiles, etc., diversos útiles de agricultura como tijeras de podar, hoces, maquinaria antigua, aperos y aparejos de animales utilizados en trabajos del campo, una aventadora manual de madera, etc., antiguas romanas, juegos de pesas y medidas, y un apartado de fabricación del vino.
La primera fiesta de aniversario de la parroquia seguía programadas bajo la luz de velas y chamuscados candiles e inspirados en la misma música de guitarras.
Las paredes eran de oro, las ventanas estaban adornadas con cortinas tejidas de piedras preciosas y el suelo tapizado con una gruesísima alfombra de terciopelo rojo. De los altos techos pendían candiles de plata con diamantes incrustados y el moblaje monumental mostraba una refinada elegancia.
Y dos candiles de hierro, colgados de sendas tomizas, iluminaban el resto de la estancia, cuyas paredes tenían por adorno cabezas disecadas de ciervos y de lobos, algunas escopetas de caza, dos jaulas de perdices, una tablita con palillo y cimbel, y varios peroles y cacerolas de azófar y cobre, colgados de alcayatas, y tan fregados y lustrosos que relucían más que venecianos espejos.
Su escudo consistía en una tapa de las que llevan en el centro los candiles; sus lanzas eran larguísimas agujas, broncínea labor de Ares; y formaba su morrión una cáscara de guisante sobre las sienes.
Mandose hacer por el mejor sastre de Lima una casaca azul bordada de seda, y con pantalón a la rodilla, media filipina, zapato con virillas, espadín al cinto y sombrero de tres candiles, echose a la plaza un día de fiesta solemne, ostentando sobre el pecho la medalla.
Cuando el sosiego fue posible en las noches ya no se iban directo a la cama y se reunían y preparaban veladas al son de guitarras alumbrándose con humeantes candiles, de esta manera se distraían y llamaban la atención de alejados vecinos, para que se integren.
Y si doblegara las voces arácnidas que me van tejiendo torturas en verso, las ansias de amar resurrecciones tras vocablos encubiertos, estrellarían los candiles donde las proyecto.
No tardó mucho cuando salen todos de una parte y de otra, que hinchen toda la casa, unos con candiles, otros con teas, otros con mechones de sebo y otros instrumentos de lumbre para de noche que alumbraban toda la casa, y nadie de los que salieron venía sin armas: unos con lanzas y dardos, otros, las espadas sacadas, se ponían a guardar las puertas y postigos de casa.