Ejemplos ?
Clases: Assault: clase de asalto armado con fusiles de asalto Engineer: clase equipada con armas semiautomáticas Sniper: clase equipada con francotiradores sobre todo para campear Support...
Conde resume: Conde afirma que todo lunfardismo es argentinismo, pero no es fácil establecer la diferencia entre ambos y así no pertenecen al lunfardo “bombacha (prenda interior femenina), campear, corpiño, factura, feta, milanesa, empanada, colectivo, pedregullo, yuyo” porque “no revelan, como suele suceder en el lunfardo, una actitud ni lúdica ni transgresora” También dice que se podría cuestionar la inclusión en el lunfardo de palabras del habla popular como “abrochar, aguante, bagarto, bardear, canuto, canyengue, curtir, fisura, joya, moco, partusa o psicopatear”.
¿Tierra a mí me ha de faltar… y hasta al pájaro que pasa da Dios tierra en que posar, y hasta al pez que el agua rasa da Dios aire que aspirar? ¡Hijosdalgos de mi casa! ¡a caballo y a campear! »¡A caballo!
Lo bueno es que, apurado para ir a pagar, ya que no era tiempo, había aplazado al día siguiente el campear unos animales recién aquerenciados que se le habían mandado mudar; y en vano los buscó, pues tan lejos estaban ya, que, a la vuelta del pueblo, ni noticias pudo conseguir de ellos.
La pulpería y sus tentaciones son de mayor atractivo, y más fácil parece ganar el dinero en las carreras, a los naipes o a la taba, que chapoteando el agua de los cañadones para campear animales extraviados o juntar yeguas dispersas.
Volvió a los siete días, arreando, como en triunfo, toda su hacienda recuperada, y trayendo a los conocidos noticias ciertas de sus animales, en peligro de perderse, a diez leguas de la querencia, mientras que los amos y los capataces, con pretexto de campear, se quedaban tomando mate y bobeando en todos los ranchos de la vecindad.
No obstante las desventajas de tal vestimenta, aquella mujer resultaba todavía hermosísima, o, por mejor decir, su propia belleza tenía mucho que agradecer a semejante desaliño, que dejaba campear más libremente sus naturales gracias.
Don Benjamín, fatalista, pensó que no había más que esperar con resignación que terminara el temporal para entrar a campear sus lecheras, bendiciendo la suerte, por haber salvado siquiera la majada.
Otros son haraganes, para quienes la campeada no pasa de un pretexto para visitas y conversaciones en todos los puestos de la vecindad, y no faltan tampoco peones pícaros que de cuando en cuando, fingen haber perdido la tropilla, para andar con licencia a campear hacienda de otra laya, cuando no de marca ajena.
La rigidez del concepto no admite estas formas en los interiores y realmente todos los interiores están en contra para la escultura interior, la luz deforma a los objetos interiores, la luz reflejada interiormente produce sombras allí donde deben campear los claros, es decir, presentando el efecto de trasluz en un grabado al hueco y da un aspecto con un escultor sobre la plaza que se le señala interiormente si es a propósito para su escultura e inmediatamente os dice que la luz no le viene bien.
Don Nicolás tenía, por supuesto, su buena tropilla de caballos; pero con una yegua madrina tan terrible para caminar maneada, que siempre, por la mañana, cuando iban de viaje, la tenía el amo que ir a campear lejos.
¿Heme preciado de hereje y de mal reglado en todo y peor contento, porque me tengan por entendido? ¿Fui desvergonzado por campear de valiente?