calzoncillos

calzoncillos

 
m. pl. Calzones interiores de punto o de tela de hilo, lana o algodón.

calzoncillos

(kalθon'θiʎos)
sustantivo masculino plural
prenda de vestir íntima masculina calzoncillos de algodón
Traducciones

calzoncillos

Unterhose, Slip, Boxershorts

calzoncillos

caleçon, culotte, slip

calzoncillos

mutande, braca, braga, boxer

calzoncillos

boxerky, slipy

calzoncillos

boxershorts, underbukser

calzoncillos

alushousut, boxerit

calzoncillos

bokserice, muške gaće

calzoncillos

パンツ, ボクサーショーツ

calzoncillos

사각팬티, 속바지

calzoncillos

boxershort, onderbroek

calzoncillos

bokserki, slipy

calzoncillos

boxershorts, kalsonger

calzoncillos

กางเกงขาสั้น, กางเกงชั้นในของผู้ชาย

calzoncillos

bokser şort, şort

calzoncillos

quần đùi, quần soóc nam ống rộng

calzoncillos

内衣裤, 平角裤

calzoncillos

SMPLunderpants, pants, shorts (EEUU)
calzoncillos del nueve largo calzoncillos marianoslong johns

calzoncillos

m., pl. men's underpants; shorts.

calzoncillos

mpl (men’s) underpants
Ejemplos ?
En la indumentaria masculina, algunos tipos de calzoncillos como los slips, están diseñados para ofrecer un soporte al portador al contener el escroto, el pene y los testículos en un área cóncava frontal denominada tiro o crotch.
Lorraine lo ayuda llevándolo dentro de su casa para que se recuperase del accidente. Al despertar, lo llama diciéndole «Calvin Klein» creyendo que es su nombre pues lo lleva grabado en sus calzoncillos.
Este es el primer álbum de Mr.Children escrito en katakana, el nombre del álbum a simple vista puede tener más de un significado, esto se debe a la connotación de la palabra shifuku, que significa felicidad, pero a la vez en sus significados alternativos se refiere a prendas de vestir íntimas (como sostenes, calzoncillos, etc), sin embargo banda, al ser preguntada acerca del nombre del álbum ha dejado en claro que Shifuku no Oto significa en español El Sonido de la Felicidad.
Toda indumentaria de gaucho usualmente es llamada pilcha (tal palabra de origen indígena luego ha pasado a ser parte del lunfardo): la vestimenta típica del gaucho tiene la impronta de la de los jinetes andaluces a la que suma un poncho (gran capa talar o capote tipo manta con un tajo en el centro para pasar la cabeza), un facón (cuchillo de gran tamaño), un rebenque o talero y pantalones amplios que no son los actuales del hombre de campo, que se llaman bombachas, sino unos pantalones tipo pijama, llamados calzoncillos...
Pese a que existe un estilo de vestimenta gaucha que trasciende al tiempo (ya que es ropa de jinete preparada para duros trajines rurales), se puede decir que han existido modas durante los siglos: hasta aproximadamente los 1860 el gaucho usaba casi siempre la bota de potro, "calzoncillos" o leones (especie de pantalones que solían tener bordados rústicos llamados crivados en la parte del tobillo)...
El traje del varón consiste en un traje fabricado con tela de lino, calzoncillos largos de fieltro fuerte, medias blancas y altas, calzón, chaleco y faja negra, capa, sombrero, zapatos de material y chías en el calzón.
Casi siempre se le ha visto vestido con una camiseta hawaiana con flores amarillas estampadas, pantalones vaqueros y zapatos marrones, de ropa interior se le ha visto unos calzoncillos de leopardo.
En 2007, para la promoción de la película de Los Simpson en el Reino Unido, se dibujó con pintura biodegradable una imagen colosal de Homer Simpson, en calzoncillos y con un dónut en la mano, al lado del Gigante.
Usaba peluca, un aro, vestía ropas coloridas, calzoncillos rosas y desafiaba en todo momento los aspectos conservadores del tenis.
En 2004, Rita dictó una autobiografía a la escritora Hettie Jones, No woman, no cry, que describe una pobreza inimaginable: Marley ya era reconocido en Jamaica, como parte de los Wailers, pero la pareja vivía en una choza; Bob sólo tenía un par de calzoncillos, que Rita lavaba cada noche.
Así que, para poder entrar, Ryder improvisó un disfraz con unas mallas y maquillaje amarillo para simular que esa era su piel, una peluca verde, unos calzoncillos verdes a rayas negras, y unos guantes, botas y boa de pelo rojos.
Cuenta el autor de Los dos cuchillos que, en sus tiempos, apenas fallecía un obispo se apresuraban a heredarlo familiares y domésticos, y compruébalo con lo que pasó a la muerte del limeño D. Feliciano de la Vega, electo para el arzobispado de Méjico. A su ilustrísima lo despojaron hasta de los calzoncillos. El Ilmo.