caluroso

(redireccionado de calurosos)
También se encuentra en: Sinónimos.

caluroso, a

1. adj. Que siente o causa calor. sofocante
2. Que demuestra afecto o aprobación les dispensaron una calurosa acogida. cálido, efusivo
NOTA: También se escribe: caloroso

caluroso, -sa

 
adj. Que tiene calor.
fig.Vivo, ardiente.

caluroso, -sa

(kalu'ɾoso, -sa)
abreviación
1. que siente o produce una temperatura elevada habitación calurosa
2. que demuestra afecto calurosa bienvenida
Sinónimos

caluroso

, calurosa
adjetivo
caloroso, acalorado, vivo, ardiente, abrasador*, cálido*.
Una discusión calurosa puede tomarse en buena o en mala parte, y ser producida por el interés objetivo que suscita el asunto; en una discusión acalorada interviene la pasión desbordada u hostil. Por esto halaga una acogida calurosa, y nos lastima si es acalorada.
«Caluroso indica un estado o condición permanente; acalorado, un estado o situación accidental y transitoria. Está acalorado el hombre que corre o se agita, especialmente si lo hace en un clima caluroso. La atmósfera es calurosa en verano. Casi siempre entra la pasión en las disputas acaloradas
José Joaquín de Mora
cálido
Traducciones

caluroso

chaud

caluroso

חם

caluroso

뜨거운

caluroso

ร้อน

caluroso

ADJ [día, tiempo] → warm, hot; [recibimiento] → warm, enthusiastic; [aplausos] → enthusiastic
Ejemplos ?
-Mi querido Copperfield -me dijo mister Micawber levantándose, con los dedos pulgares en los bolsillos del chaleco-, compañero de mi juventud, si me está permitida esta expresión, y usted, mi estimado amigo Traddles, si puedo llamarle así, permítanme, en nombre de mistress Micawber y en el mío y en el de nuestros hijos, darles las gracias por sus buenos deseos en los términos más calurosos y espontáneos.
n la venta del Molinillo, que está puesta en los fines de los famosos campos de Alcudia, como vamos de Castilla a la Andalucía, un día de los calurosos del verano, se hallaron en ella acaso dos muchachos de hasta edad de catorce a quince años: el uno ni el otro no pasaban de diez y siete; ambos de buena gracia, pero muy descosidos, rotos y maltratados; capa, no la tenían; los calzones eran de lienzo y las medias de carne.
de Misiones, con la yerba y el tabaco; los tiene en las montañas y los tiene en los valles, y en los lagos andinos; los tiene en la llanura a montones, y en las costas, y en las selvas, y en todas partes, en climas calurosos, templados y fríos; en las islas del Paraná, y en la Tierra del Fuego; en sus admirables ríos y hasta en sus más áridos médanos.
Esclavas hábiles en tañer, cantar y bailar, la daban conciertos y armaban zambras para divertirla; esclavas cocineras la discurrían golosinas y piperetes y refrescos para los días calurosos; esclavas modistas y bordadoras la sorprendían diariamente con atavíos elegantes y extraños; su ropa blanca parecía hecha de pétalos de azucena; sus joyas y collares eran rayos de soles y lágrimas de la aurora.
Pero si solamente quieren decir con semejante afirmación que los países situados bajo la línea ecuatorial son muy calurosos, según manifiesta la mayoría de los autores, es un error, cuyo contrario puede demostrarse.
Las tribus de desiertos arenosos Llevan toda su patria en una tienda Que de nocivos rayos calurosos La generosa prole les defienda.
La Madre Transverberación del Espíritu Santo se encargó en un convento de una parte de los dulces; Sor María en Gracia, fabricó en otro su buena porción de ellos; la Madre Salomé tomó a su cargo en el suyo las pastillas; una monjita recoleta mandó de regalo un escapulario; otras, dos estampitas; el Padre Florencio de San Pedro corrió con los sorbetes, y se encargaron a distintos manufactores y comisionados sustancias de gallina, botiquín, vinagre de los cuatro ladrones para el mareo, camisas a centenares y pantalón para los días fríos, chaqueta y pantalón para los días templados, chaquetas y pantalones para los días calurosos.
Como a los restos van de opima cena o al cuenco que el pastor dejó en el llano las moscas importunas en barrena los días calurosos del verano; como a la parra de racimos llena los estorninos van; así el pagano tropel, ensordeciendo el cielo alto, se llegan para dar su último asalto.
Una ráfaga de aire frío me saludó; y sin embargo el día era uno de los más calurosos del presente Junio, temblé mientras atravesaba el umbral entrando en un gran aposento el cual me sorprendió por la decoración de buen gusto en este nido de mugre y de aspecto raído.
Bellavista, que se asienta entre el bullicioso ferrocarril, y el callado cementerio; La Magdalena, oculto como un nido en la fronda de los vergeles; Matalechuza, la de los exóticos huertos; Miraflores, con sus alamedas de pinos y sus orientales palmeras; El Barranco, trozo del Edén, suspendido a pico sobre las rocas del océano; Borja, Piedraliza, Bocanegra y otros. Así enumeraban en una velada, esos parajes floridos, asilo de solaz en los calurosos días del verano.
Siempre será un huésped ilustre. (Calurosos y sostenidos aplausos). Aunque quisiera, yo no podría callar, cuando el señor Vicuña Mackenna, liberal, que invoca el patriotismo y el esfuerzo de sus compatriotas en nombre del liberalismo, combate en la libertad de profesiones la libertad de enseñanza, y el matrimonio civil la solución de derecho con que nosotros, en homenaje a la fe religiosa de todos los chilenos, de todos tos extranjeros que pisen nuestro suelo, queremos, la separación entre la Iglesia y el Estado.
De aquí resulta un extremado calor cuando el sol la tuesta, un frío extremado en cuanto la abandona; unos días veraniegos calurosos y ardientes, seguidos de noches frescas en que tragan con deleite los pulmones la brisa terral; noches invernales heladas en cuanto cae el sol brillante y frío, que en su breve carrera diurna no logra templar el día.