Ejemplos ?
Los fines de semana, la calle principal, Corso Vannucci, rebosa de familias que pasean, las escaleras de la plaza 4 de Noviembre (Piazza IV Novembre) se llenan de jóvenes que charlan y el ambiente es tan delicioso que merece la pena darse un paseo mientras se saborea un auténtico helado italiano.
Más tarde declaró: Su propio tanque alcanzó a 4 Cromwell británicos en la calle principal; en 5 minutos su unidad dejó fuera de combate a más de 23 tanques británicos.
Godoy logran la primera ascensión invernal al Aconcagua, utilizando la ruta normal. Por esta hazaña, la calle principal de la localidad de Puente del Inca lleva el nombre de Huerta.
La calle principal de Dublín, anteriormente llamada Sackville Street, fue rebautizada como O'Connell Street tras la instauración del Estado Libre Irlandés.
Me paseé por los contornos durante una hora o dos, y regresé por la calle principal, que en el intervalo había sacudido su último sueño.
Siempre vacilaba un poco antes de hacerlo; la calle principal era alegre, bullanguera, inundada de sol, y la escuela abría su portal negruzco en una especie de callejón maloliente.
De los dos extremos del pueblo llegaba la muchedumbre a la calle principal, lo mismo que de las callejuelas, de las avenidas y de las casas, y se oía de vez en cuando abatirse el martillo de las puertas, detrás de las burguesas con guantes de hilo, que salían a ver la fiesta.
Y, luego, incontinente se trató en este cabildo que los Vecinos de la Ciudad, sin pedir licencia, echaban balcones voladizos, se mandó se le notifique a Blas de Vera que un balcón que ha arrojado en la calle principal, que cae a la Plazuela de Santo Domingo, no pase adelante con él, por ser contra Leyes Reales de Su Majestad, o presente privilegio que tenga para poderlo hacer, y de no hacerlo así dentro de(l) (día) tercero, se le derribará por este Cabildo, y se le comete la ejecución de ello a Don Antonio Calderón, Alcalde Ordinario para que lo ejecute.
Se ve la calle principal cubierta de tapices de vívidos colores; no hay cal que en ningún muro allí se advierta, cubierta toda de ramaje y flores.
Y, al volver lentamente, con aire compungido, hacia la puerta del cementerio, para despedirse de los deudos del nuevo habitante que allí dejaban, los de la comitiva podían, de reojo, leer a ambos lados de la calle principal, en modestas cruces, o en lapidas toscamente esculpidas, con fechas cada vez más recientes, entre apellidos de consonancia bien criolla, o, por lo menos, ibérica, muchos otros, como ser: Huhuequil, Garibotti, Martini, Wilson, Baurin, Ibarturuá, Zimmermann; nombres que claramente indicaban que lo mismo que de la Pampa cristianizada, ciudadanos de los países más distintos y más lejanos, habían ya venido a traer a ese rinconcito, todavía ignorado, de la patria argentina, el grano de arena de su buena voluntad.
De la dominación fenicia quedan algunos testimonios, como los muros antiguos de la ciudad, que permanecen en algunas calles y en el centro del casco antiguo, el Pie Fenicio constituido por la calle principal, la Avenida Vittorio Emanuele' y toda una serie de callejones perpendiculares a esta.
Hay una línea que va desde el barrio del Perpetuo Socorro a los nuevos ensaches (Pirineos, autonomías...) siempre pasando por la calle principal que es el Coso.