Ejemplos ?
En los márgenes y cauces de las numerosas ramblas del entorno (Cárdena, Talancón o Vilerda) se conservan bosques en galería formados por tarajes, baladre, carrizo o caña, además de algunos ejemplares de sauco o de rosal silvestre.
En cuanto al ganado bovino destacan la vaca marismeña, la cárdena andaluza, la negra andaluza, la retinta, la berrenda en negro, la berrenda en colorado y el toro de lidia.
En Santa Clara en 1957-58 el grupo Los Diablos Rojos, dirigido por Eddy Romero (el chino), Mario de Cárdena (Mayito) al piano, Willie en el drums y otros, esta banda abría los shows y acompañaban a roqueros de nombre que pasaban por esta cabecera provincial como fue el caso de Luis Bravo en 1960 Wilson y su combo, Los Diablos etc.
En la alta Sanabria tenemos los embalses de San Sebastián, Pías y Valdesirgas en el sistema del río Bibey; los de Puente Porto y La Playa en el río Segundera; Garandones y Cárdena en el río Cárdena; Vega de Conde, Vega de Tera (sin almacenamiento tras la catástrofe del 9 de enero de 1959), Cernadilla, Valparaíso y Nuestra Señora del Agavanzal en el río Tera; Ricobayo en el río Esla; San Román (El Porvenir), Villalcampo y Castro en el río Duero; y Almendra en el río Tormes.
breve como la destrucción que nos asoló. Durante un momento vimos una terrible, cárdena luz que penetraba en todas las cosas. Entonces...
Y entre nubes de ópalo, la amorosa faz de Cristo se mostró a él; y la boca divina, cárdena, envuelta en sombras de dolor y de martirio, pronunció: «Cuando vuelvas allá, además de inerme y pobre, ve herido, ve ensangrentado.» Y el del sayal, que allí cerca oraba con las manos juntas, se las enseñó a Miguel.
Los arboles recobran su lozanía, la liana su verdura, los pájaros su voz, y a la indecisa y cárdena luz del cielo sucede el tranquilo y suave esplendor de una noche estrellada y llena de armonía, perfumes, suspiros y cantares.
La cárdena mole ejemplar del edificio modifica, según la estación, su carácter merced a este manto de espesura tendido a sus plantas, que es en invierno cobrizo, áureo en otoño y de un verde oscuro en estío.
Le amaría cada vez más. Le amaría por su cruz, por sus clavos, por la cárdena brecha de su costado, por las espinas desgarradoras de su blanca frente...
Siniestra, cárdena lumbre bañó la faz del calvario, cual un ardiente sudario flotando desde la cumbre: bajo la negra techumbre del éter vago y profundo, aquel surgir iracundo… brutal de la claridad… era quizás, ¡la verdad mirando una vez al mundo!
En la causa 450 "Suarez Mason" (primer cuerpo del ejército) "Díaz Salazar, Luis Miguel" caso 315, "Díaz Alcides Felix" caso 249 y "Díaz de Cárdena, Fernando" caso 57.
Más fuerte que su miedo fue su necesidad de más terror, de más sufrimiento, y de pronto, ella, que se cubría los ojos con los dedos, corría hacia el hombre desnudo, de piernas tiesas, se apretaba contra él y ya no rehuía la cárdena virilidad erguida en el fondo azul.