Ejemplos ?
Nos referimos al nacional reformismo, en su vertiente pequeño burguesa –Apra y partidos de tipo aprista- y la variante burguesa –trabalhismo brasileño, peronismo, partido revolucionario institucional de México.
Así, Ovidio Decroly y María Montessori difundieron en la primera cuarta parte de nuestro siglo, movimientos psicodidácticos, pergeñados desde Comenio, Rousseau, Froebel y Pestalozzi hasta John Dewey, pero que en la escuela monolítica de los intereses de clase, tanto feudal como burguesa, no se consideraban apropiados, por los riesgos “liberales” a que podrían ser orilladas sus sociedades elitistas.
Entonces levantaréis esta bandera que la muerte arranca de nuestra mano. ( Cae muerta.) RAMÓN (Se inclina y la besa.) Una víctima más de la ferocidad burguesa.
Sólo se piensa en el desarrollo y progreso personal como acciones procedimentales, con lo cual el individualismo exacerbado por la ideología burguesa, alcanza las más grandes frustraciones en una sociedad despiadada que no permite destacar a todos los jóvenes.
Los ideólogos de la reforma liberal devendrían ahora protagonistas de primera línea en la lucha política, aunque el liderazgo efectivo de las masas y la propia conducción del movimiento descansara a veces en las manos de la facción terrateniente-burguesa interesada en acelerar las transformaciones socio-económicas.
Sí, porque, entre otras cosas, la campaña adversaria, la campaña burguesa, la campaña de la derecha política, utilizó mucho el recurso de sobredimensionar o utilizar las fallas, las necesidades, los reclamos de un pueblo (risa), que carga todavía sobre sus hombros ¡500 años de dominación, 200 años de capitalismo salvaje, de saqueo!
---- El acaparamiento de las tierras por unos cuantos, el monopolio de los artículos necesarios para la vida, la tiranía, la ignorancia, la cobardía, la infame explotación del hombre por el hombre, las fuentes de la riqueza burguesa son las de la miseria proletaria.
Esto pasa por pulverizar completamente la forma Estado burguesa que heredamos, la que aún se reproduce a través de sus viejas y nefastas prácticas, y darle continuidad a la invención de nuevas formas de gestión política.
Ustedes no se deben acordar, porque son todos pibes –ni existían–, pero nosotros, que éramos un poquito más pesaditos, hablábamos de democracia burguesa y no sé de cuántas cosas; qué elecciones; en fin...
Su felicidad no podía ser una felicidad burguesa que se alimenta con un hervido diario, con un agradable calentador de cama en invierno, una lámpara de noche y unas pantuflas nuevas cada trimestre.
VII MISERIAS Y CRUCES Hasta aquí hemos ido pisándole los talones a esta historia burguesa, sin emplear más tiempo para contarla del que ella ha necesitado para suceder; y ahora, a pesar de nuestro respeto, o mejor aún, de nuestra profunda estima por la observación de las tres unidades en la novela, nos vemos obligados a que una de ellas dé un salto de varias jornadas.
Pero en Rusia nos encontramos con que, coincidiendo con el orden capitalista en febril desarrollo y la propiedad burguesa del suelo que empieza a formarse, más de la mitad de la tierra es propiedad común de los campesinos.