brumar

(redireccionado de brumas)

brumar

v. tr. Abrumar, agobiar o molestar a una persona.

brumar


Participio Pasado: brumado
Gerundio: brumando

Presente Indicativo
yo brumo
tú brumas
Ud./él/ella bruma
nosotros, -as brumamos
vosotros, -as brumáis
Uds./ellos/ellas bruman
Imperfecto
yo brumaba
tú brumabas
Ud./él/ella brumaba
nosotros, -as brumábamos
vosotros, -as brumabais
Uds./ellos/ellas brumaban
Futuro
yo brumaré
tú brumarás
Ud./él/ella brumará
nosotros, -as brumaremos
vosotros, -as brumaréis
Uds./ellos/ellas brumarán
Pretérito
yo brumé
tú brumaste
Ud./él/ella brumó
nosotros, -as brumamos
vosotros, -as brumasteis
Uds./ellos/ellas brumaron
Condicional
yo brumaría
tú brumarías
Ud./él/ella brumaría
nosotros, -as brumaríamos
vosotros, -as brumaríais
Uds./ellos/ellas brumarían
Imperfecto de Subjuntivo
yo brumara
tú brumaras
Ud./él/ella brumara
nosotros, -as brumáramos
vosotros, -as brumarais
Uds./ellos/ellas brumaran
yo brumase
tú brumases
Ud./él/ella brumase
nosotros, -as brumásemos
vosotros, -as brumaseis
Uds./ellos/ellas brumasen
Presente de Subjuntivo
yo brume
tú brumes
Ud./él/ella brume
nosotros, -as brumemos
vosotros, -as bruméis
Uds./ellos/ellas brumen
Futuro de Subjuntivo
yo brumare
tú brumares
Ud./él/ella brumare
nosotros, -as brumáremos
vosotros, -as brumareis
Uds./ellos/ellas brumaren
Imperativo
bruma (tú)
brume (Ud./él/ella)
brumad (vosotros, -as)
brumen (Uds./ellos/ellas)
Pretérito Pluscuamperfecto
yo había brumado
tú habías brumado
Ud./él/ella había brumado
nosotros, -as habíamos brumado
vosotros, -as habíais brumado
Uds./ellos/ellas habían brumado
Futuro Perfecto
yo habré brumado
tú habrás brumado
Ud./él/ella habrá brumado
nosotros, -as habremos brumado
vosotros, -as habréis brumado
Uds./ellos/ellas habrán brumado
Pretérito Perfecto
yo he brumado
tú has brumado
Ud./él/ella ha brumado
nosotros, -as hemos brumado
vosotros, -as habéis brumado
Uds./ellos/ellas han brumado
Condicional Anterior
yo habría brumado
tú habrías brumado
Ud./él/ella habría brumado
nosotros, -as habríamos brumado
vosotros, -as habríais brumado
Uds./ellos/ellas habrían brumado
Pretérito Anterior
yo hube brumado
tú hubiste brumado
Ud./él/ella hubo brumado
nosotros, -as hubimos brumado
vosotros, -as hubísteis brumado
Uds./ellos/ellas hubieron brumado
Pretérito Perfecto de Subjuntivo
yo haya brumado
tú hayas brumado
Ud./él/ella haya brumado
nosotros, -as hayamos brumado
vosotros, -as hayáis brumado
Uds./ellos/ellas hayan brumado
Pretérito Pluscuamperfecto de Subjuntivo
yo hubiera brumado
tú hubieras brumado
Ud./él/ella hubiera brumado
nosotros, -as hubiéramos brumado
vosotros, -as hubierais brumado
Uds./ellos/ellas hubieran brumado
Presente Continuo
yo estoy brumando
tú estás brumando
Ud./él/ella está brumando
nosotros, -as estamos brumando
vosotros, -as estáis brumando
Uds./ellos/ellas están brumando
Pretérito Continuo
yo estuve brumando
tú estuviste brumando
Ud./él/ella estuvo brumando
nosotros, -as estuvimos brumando
vosotros, -as estuvisteis brumando
Uds./ellos/ellas estuvieron brumando
Imperfecto Continuo
yo estaba brumando
tú estabas brumando
Ud./él/ella estaba brumando
nosotros, -as estábamos brumando
vosotros, -as estabais brumando
Uds./ellos/ellas estaban brumando
Futuro Continuo
yo estaré brumando
tú estarás brumando
Ud./él/ella estará brumando
nosotros, -as estaremos brumando
vosotros, -as estaréis brumando
Uds./ellos/ellas estarán brumando
Condicional Continuo
yo estaría brumando
tú estarías brumando
Ud./él/ella estaría brumando
nosotros, -as estaríamos brumando
vosotros, -as estaríais brumando
Uds./ellos/ellas estarían brumando
Ejemplos ?
Es un mar de vapores blancos que se va iluminando, iluminando, hasta que los rayos del Sol lo deshacen y muestran el paisaje envuelto en brumas suaves, que flotan como jirones de un velo de novia, sobre el azul de las montañas lejanas, sobre las verduras de los valles y en último término sobre la blancura de plata de un nevado, allá en el horizonte...
Entre las brumas del lejano horizonte se lanza al vacío el Himalaya, y, empinado sobre sus cumbres, el Dawalagiri, que pasea sus miradas sobre medio mundo.
En ese entonces, desprendido del poder que quedará en manos seguras, retirado en una casa de campo rodeada de jardines y de bosques de palmas, desde donde se divise en lontananza el azul del mar y no lejos la cúpula de alguna capilla sombreada por oscuros follajes, saciado ya de lo humano y contemplando desde lejos mi obra, releeré a los filósofos y a los poetas favoritos, escribiré singulares estrofas envueltas en brumas de misticismo y pobladas de visiones apocalípticas que contrastando de extraña manera con los versos llenos de lujuria y de fuego que forjé a los veinte años, harán soñar abundantemente a los poetas venideros.
IX Las nubes, amontonándose en el Occidente, envuelven el cadáver del sol en un sudario de brumas antes que descienda a su sepulcro.
Puck andaba por allí; nos parecía oír su risa silenciosa entre las brumas, confundiéndonos los rumbos, y gozando a cada traspiés de la errante caravana...
Y en las brumas matutinas, fue extinguiéndose, poco a poco, el rumor vago, salpicado de notas claras, producido por el sonido de las ruedas en el eje, los tumbos del carro en los huecos de las huellas, el trote de los caballos en los charcos de agua y la conversación a gritos de los dos viajeros, con la cual trataban de contrarrestar la emoción involuntaria que les infundía la presencia algo solemne del mudo compañero, a pesar de la sobreexcitación causada por la agitación del viaje y por la copiosa mañana tomada antes de salir.
País singular, anegado en las brumas de nuestro Norte, y al que se pudiera llamar el Oriente de Occidente, la China de Europa: tanta carrera ha tomado en él la cálida y caprichosa fantasía; tanto la ilustró paciente y tenazmente con sus sabrosas y delicadas vegetaciones.
¡Caperucita, Barba Azul, pequeños Liliputienses; Gulliver gigante Que flotáis en las brumas de los sueños, Aquí tended las alas Que yo con alegría Llamaré para haceros compañía Al ratoncito Pérez y a Urdimalas!
Caminaba deprisa, el aire libre la calmaba; y poco a poco las caras de la muchedumbre, las caretas, las contradanzas, las lámparas, la cena, aquellas mujeres, todo desaparecía como brumas arrebatadas por el viento.
Una isla envuelta en brumas inclementes, que no ha sido animada por la industria, que explota sus bosques de una manera laboriosa y se ve arrastrada por las necesidades económicas a vivir entre los farellones de sus costas y frente al mar abierto, que le muestra el camino de una vida mas abundante, más segura y más risueña, es una isla fatalmente condenada a sentir que sus hijos la abandonen.
Llévame a la desolada zona donde nunca las auras del estío reaniman las plantas, o ala extremidad del mundo en que reinan las brumas y las nieves eternas; llévame a las tierras inhabitables que abrasa el carro harto próximo del sol, y allí amaré a Lálage por su dulce sonrisa y su dulcísima voz.
¡Es al verdadera aurora, la aurora del día!... El aliento del ecuador enrojece las brumas del Océano... Los hielos sonríen por todas partes al recibir las caricias de la primera alborada...