bromar

(redireccionado de bromas)
Búsquedas relacionadas con bromas: chistes

bromar

v. tr. NÁUTICA Estropear la broma la madera de las embarcaciones.
Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse Editorial, S.L.

bromar

 
tr. Roer la broma [la madera].
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.
Ejemplos ?
Le preguntó por la salud de su mujer y de su suegro y le gastó todo tipo de bromas banales, aludiendo a su estado de recién casado.
Es costumbre hacer burla de los «pimenteros» o solterones, como decimos aquí; una de sus bromas consiste en decirle que se vayan a acostar y que se calen el gorro de dormir hasta los ojos.
Cuando estuvo frente al señor del MICTLAN, MICTLANTECUHTLI, con gran astucia le hizo bromas tan graciosas, que el siempre serio y adusto vigilante de las tinieblas, parecía reír.
EL SEGUNDO: ¿No ves el dedo de Dios? EL PRIMERO: Déjate de bromas. EL SEGUNDO: Calla, si tu corazón rebelde se niega a creer, y guarda tu incredulidad impía en el fondo de tu alma.
¡Afortunadamente, pronto me iré a mi cuartito de la calle de Tudescos, a la oficina de mi seráfico pariente y a mi casino de mi alma y cesará este martirio a que me ha condenado usted con su cara, su cuerpo y sus acciones de serafín, y con su frialdad, sus bromas y su sonrisa de demonio!
—y reía al reproducir interiormente lo visto durante la función... Al poco tiempo, entre bromas y risas, estuvieron en su destino la dama elegante y compañía...
Estaba perdido si el prestamista veía al coronel. Y Muza no era hombre de andarse con bromas. Había metido en cintura a más de un bravucón de Larache.
E GALLO A GALLO Historia de dos improvisaciones Entre el doctor don José Joaquín de Larriva y el presbí- tero Echegaray existía, por los años de 1828, constante cam- bio de bromas en verso.
Pero yo los tenía tales, que eran una angustia indecible. Mientras vosotros, en casa, en el teatro, me hablabais, entre bromas cariñosas, de las emociones del autor, de la capilla...
El adversario no tenía necesidad de ir á Roma por la res- puesta y, entre otras bromas, ensartaba estos pareados: Cállese usted, cojete; cojo y recojo, cojo con bonete; cojo con muletilla; cojo y cojín con sudadero y silla; cojo reqiiiem-eterna que se desencuaderna; palitroque cojito; muleta de costilla de mosquito; mísero monigote, cojo desde los pies hasta el cogote.
Nos aburríamos oceánicamente, a pesar de habernos juntado cinco o seis muchachos para truquear y hacer bromas que acortaran el viaje.
Nadie gastaba bromas con el viejo; se le hablaba en tono grave, al diapasón de su cara seca y muerta como una hoja arrancada del árbol.