bravo

(redireccionado de bravas)
También se encuentra en: Sinónimos.

bravo, a

(Del lat. *barbarus, fiero, salvaje.)
1. adj. Que es valiente o atrevido el bravo y heroico teniente recibió la condecoración.
2. Que es bueno o excelente.
3. ZOOLOGÍA Se aplica al animal fiero o feroz lidió un toro bravo. salvaje
4. Se refiere al mar que está embravecido y alborotado.
5. Que es colérico o violento. iracundo
6. coloquial Que se cree guapo o valiente.
7. ¡bravo! interj. Exclamación de entusiasmo, aplauso o aprobación.
8. a o por las bravas loc. adv. Con violencia, sin atenerse a normas entraron al concierto por las bravas, sin comprar el ticket.

bravo, -va

 
adj. Valiente.
Valentón, fanfarrón.
Bueno, excelente.
fig.Suntuoso, magnífico.
Hablando de animales, fiero o indómito.
Díc. del mar embravecido.
Enojado, enfadado.
fig.De genio áspero.
¡Bravo!interj. Denota aplauso.

bravo, -va

('bɾaβo, -βa)
abreviación
1. que actúa con determinación ante un peligro o dificultad mujer brava
2. zoología animal que es feroz, agresivo y difícil de domesticar toro bravo
Sinónimos

bravo

, brava
adjetivo
1 valeroso, valiente, animoso, esforzado.
Se aplican a personas.
2 bagual (Argentina y Bolivia), indómito, cerril, salvaje, bravío*.
Se aplican especialmente a los animales.

bravo:

ferozmagnífico, fiero, excelente, salvaje, colérico, impetuoso, enojado, bueno, irritado, espléndido, embravecido,
Traducciones

bravo

bravo

bravo

modig

bravo

bravo

bravo

bravo

bravo

bravo

bravo

برافو

bravo

Браво

bravo

布拉沃

bravo

布拉沃

bravo

Bravo

bravo

Bravo

bravo

בראבו

bravo

ブラボー

bravo

브라보

bravo

Bravo

bravo

A. ADJ
1. [animal] → fierce, ferocious
V tb toro 1
2. [persona] (= malhumorado) → bad-tempered; (= jactancioso) → boastful, swaggering; (= valentón) → boastful, swaggering
ponerse bravo con algnto get angry with sb
3. [mar] → rough, stormy; [paisaje] → rugged
V tb costa 2 1
4. (= excelente) → fine, excellent
5. (LAm) (Culin) → hot, spicy
B. EXCLbravo!, well done!
C. SMthug

bravo-a

a. angry; brave.
Ejemplos ?
¡Y qué bravas las daban sobre entender aquellas palabras tan referidas de todos los autores químicos: ´¡Oh, gracias sean dadas a Dios, que de la cosa más vil del mundo permite hacer una cosa tan rica!’.
Cual mugen del Océano las bravas olas, cuando la tierra se estremece, y la mar rompe sus ferradas trabas; un pueblo esclavo, cuando se embravece, con sus cadenas se arma, y desbocado, ningún delito en su furor le empece.
Allá, en las cumbres de las sierras hoscas, allá, en las cimas de las sierras bravas; en la mansión de las quietudes grandes, en la región de las silbantes águilas, donde se borra del vivir la idea, donde se posa la absoluta calma, su nido asientan los silencios grandes, el tiempo pliega sus gigantes alas y el espíritu atento siente flotar en derredor la nada...; allá, en las crestas de los riscos negros, cerca del vientre de las nubes pardas, donde la mano que los rayos forja las detonantes tempestades fragua, allí vivía el montaraz cabrero su tenebrosa vida solitaria, melancólico Adán de un paraíso sin Eva y sin manzanas...
17.- La Historia Natural perpetua de cada región y provincia, y de cada lugar y especialmente las naciones de hombres que hay, y las naturalezas y cualidades dellos, (con sus conocimientos en) animales de la tierra, bravos y silvestres, y animales domésticos y mansos, aprovechamientos que tienen, como los cazan, crían, benefician y podrían beneficiar, pescados de las aguas, utilidad dellos, como los pescan, aprovechan y podrían aprovechar; aves bravas y domésticas...
Bajo aquel mediodía de fuego, sobre la meseta volcánicaque la roja arena tornaba aún más calcinante, había lagartijas.Con la boca ahora cerrada, Yaguaí transpuso el tejido de alambre y sehalló en pleno campo de caza. Desde septiembre no había logrado otraocupación a las siestas bravas.
Y como el plano de los millares de leguas cuadradas que constituyen la parte patagónica del enorme patrimonio territorial de la República Argentina, ha sido dibujado al tanteo, haciendo en el papel una multitud de cuadritos calculados, cada uno, en cuatro leguas cuadradas, era lo más fácil que su lote quedase, como tantos otros, bajo las aguas del Atlántico, cuyas olas bravas castigan sin descanso estas costas llanas, tan poco hospitalarias, o fuera parte de algún árido pedregal.
Noticia semejante al punto vuela, discurre por aquel y este hemisferio y a todos horroriza la cautela. Las bravas fieras de su grande imperio se enfurecen, alarman y disponen a redimir al rey del cautiverio.
Si sangrientas dejé mis vestiduras En las ásperas zarzas del camino; Si labré por mis manos la cadena Cuyos férreos abrazos Aún en las marcas de mi cuello duran; Si me arrojé a luchar contra las olas De la inconstancia femenil, más bravas Que las del mar entumecido y bronco...
La cordera paciente con el lobo hambriento hará su ayuntamiento, y con las simples aves sin ruido harán las bravas sierpes ya su nido; que mayor diferencia comprendo de ti al que has escogido.
Cimas invencibles, peñas escarpadas no oprimidas nunca de extranjera planta, donde cada roca, donde cada braña un esfuerzo inspira y un recuerdo guarda; tierra venturosa, tierra veneranda, cuna de valientes, núcleo de la patria: mientras en civiles luchas enconadas sus antiguas fuerzas pierde nuestra España; mientras la bandera de carmín y gualda por sus propios hijos ve despedazada: mientras las naciones antes tributarias con siniestros ojos miran nuestra infamia.- en tus hondos valles, en tus cumbres altas en tus claros ríos, en tus costas bravas, todo cuanto alienta, todo cuanto canta, todo cuanto puede conmover las almas, selvas, mares, fuentes, aves, flores, auras, dicen a mi oído:- «¡Patria!
El labrador, además, es quien alimenta a todas aquellas jerarquías, y quien les da tiempo y medios para entregarse a sus importantes querellas; a lo lejos le vemos abandonado a sus inocentes recreos, y también bajo el peso de una de aquellas catástrofes que a diario 26 caían sobre él, cuando los elevados combatientes no podían pagar a sus bravas mesnadas.
Pues junto a infantería y caballeros, de los que había menguado ya gran copia, capitanes también de los señeros faltabánle a España, a Libia, a Etiopia; y así las bravas tropas de guerreros vagaban sin regirlas guía propia.