brava

Traducciones

brava

SF
1. (Méx) (= disputa) → row, fight
a la bravalike it or not
a la brava tendrás que iryou'll have to go whether you like it or not
2. (Caribe) dar una brava a algnto lean on sb, intimidate sb
Ejemplos ?
Memora el hecho que con brava gesta salvó la vida el rey de gran fortuna, tras cuatro meses de continuo llanto que lo tuvieron de morir al tanto.
El señor de Seleucia aún le quedaba que es de los ocho el más diestro guerrero, el cual posee, además de fuerza brava, corcel perfecto y excelente acero.
Al Caracolo le chispearon las negras pupilas con expresión dura y brava, y dos minutos después alejábase el teniente de la venta.
h, tú, de vicios fétida sentina duermes, Italia, ebria y no te pesa e una y otra nación vecina y brava ue un día te sirvió, verte ahora esclava?
Felizmente, todo ha cambiado de aspecto por la brava resolución del 10 del actual corriente, según ya me había instruido el nuevo Tte.
Algo debió suceder en aquel momento; cuando la gran fragata soltó luego sus señales, y no continuó sus fuegos, sino después de tres a cuatro minutos de combate, el más recio que ha retronado en nuestras cumbres; la mayor parte de los proyectiles sólidos de los españoles, despedidos en un trayecto de una milla, pasaban por elevación de 50 a 100 metros de nuestras baterías, e iban a terminar en la mar brava.
Imposible preverlo, porque el agresivo Hitler ha lesionado tantos intereses y herido tantos espíritus que las reacciones defensivas y aun las ofensivas pudieran estallar en los Cárpatos invadidos por los húngaros; en Rumania, cuyo petróleo necesita Alemania para hacer una guerra de resistencia; en Polonia, encerrada entre las implacables tenazas teutonas, con las cuales el terrible cirujano que las maneja intentaría recuperar Pozen y Danzig; en Eslovaquia, engañada y sometida prácticamente a Berlín; en la brava Servia, también en peligro; en Gibutí o Túnez, expuestas a un golpe de mano fascista, o en España, donde la incógnita de Franco, en sus relaciones con Italia y Alemania, no se ha despejado...
Dé a la rebelión castigo quien tema por su poder; no yo, que al anochecer huir pensaba contigo. Poca gente, pero brava, que al marchar nos protegiera, sumisa mi voz espera escondida en la alcazaba.
Así y todo, mostrábase tan brava y retrechera, que un cierto galancete hubo de llevarse, en alguna memorable ocasión, un sopapo que ni un trancazo; fuera de que el Caratejo la celaba a su modo.
Sí, a fe mía. ¿Y tú? VIGO. ¡La pregunta es brava, pardiez! Yo, que sin mí estaba, ¿qué he de saber? GARCÍA. Pues creía que tú me pudieras dar sobre ello luz, ya que no explicarme el caso VIGO.
n año más y hará centuria que una apopeya de redención se inició con la brava desobediencia de un viejo visionario, de un utopista que agrupó alrededor de su estandarte de rebeldes, a los humildes, a los explotados de 1810.
Y el eco, que oía mi voz, la seguía: y al punto que unía su voz con la mía, veloz la extendía del viento en el haz; y el eco en su hueco vagaba, corría, temblaba, bullía, vibraba, latía, ondulaba, crecía y luchaba con brava porfía tenaz; mas débil cedía, y flébil gemía, y huía, y allá en lejanía le oía que lento, de acento incapaz, se ahogaba… se hundía… y al fin se perdía, y en la aura vacía moría fugaz.