borrasca


También se encuentra en: Sinónimos.

borrasca

(Del gr. borras, viento del norte < boreas, boreas.)
1. s. f. METEOROLOGÍA Tempestad fuerte en el mar o en la tierra el velero logró capear la borrasca. tormenta, temporal
2. METEOROLOGÍA Área de bajas presiones que implicarán formación de nubes, ausencia de rayos solares y posibilidad de lluvia. anticiclón
3. Conjunto de contratiempos que se sufren en algún asunto o negocio.

borrasca

 
f. meteor. Tempestad o temporal fuerte.
fig.Peligro o contratiempo que se padece en algún negocio.
Sinónimos

borrasca

sustantivo femenino
tormenta, tempestad, temporal. calma.
Se usa temporal cuando la borrasca es duradera.

borrasca:

aventurapeligro, contratiempo, riesgo,
Traducciones

borrasca

SF
1.area of low pressure, depression
viene una borrasca por el Atlánticothere's low pressure o a low approaching from the Atlantic
2. (= tormenta) (en tierra) → storm; (en el mar) → squall
3. (= peligro) → peril, hazard; (= mala racha) → setback
4. (= juerga) → orgy, spree
Ejemplos ?
La joven tomó asiento muy cerca de él; reflexionó unos instantes; o bien reunió fuerzas para la ya presentida borrasca, y expuso al fin con imponderable dulzura: -Señor de Córdoba: la mañana en que murió mi bendita madre, y cuando, cediendo a ruegos de usted, me retiraba de mi aposento, después de haberla amortajado, por haberse empeñado usted en quedarse solo a velarla, con una piedad y una veneración que no olvidaré jamás...
Con mil impresiones risueñas, funestas, tan varias y opuestas, vacila y se embriaga la fe y la razón. Parecen visiones con que hórrida niebla la atmósfera puebla en noche que amaga borrasca y turbión.
Cualquiera, señor, es sabio donde no hay dificultad; la mansedumbre y piedad se tocan en el agravio. La fiera borrasca muestra si es el piloto prudente, y el jinete en potro ardiente fuertes pies y mano diestra.
Una caída fue causa de vuestra enajenación; de la mía un estropiezo: ¿Qué semejanza mayor? ¡Quiera Dios que a buen paraje llegue esta navegación, viento en popa la esperanza, sin borrasca ni temor!
Oye la elocuencia muda que hay en mi dolor, sirviendo los suspiros, de palabras, las lágrimas, de conceptos. Mira la fiera borrasca que pasa en el mar del pecho, donde zozobran, turbados, mis confusos pensamientos.
Los dos novicios, Rinconete y Cortadillo, no sabían qué hacerse, y estuviéronse quedos, esperando ver en qué paraba aquella repentina borrasca, que no paró en más de volver la centinela a decir que el alcalde se había pasado de largo, sin dar muestra ni resabio de mala sospecha alguna.
Yzuf, asimismo, determinó irse a Biserta; y así, se embarcaron con la misma priesa que suelen cuando descubren o galeras de quien temer, o bajeles a quien robar. Movióles a darse priesa, por parecerles que el tiempo mudaba con muestras de borrasca.
Reprimí las lágrimas, recogí los suspiros, creyendo que con la fuerza que les hacía reventarían por parte que abriesen puerta al alma, que tanto deseaba desamparar este miserable cuerpo; mas la suerte, aún no contenta de haberme puesto en tan encogido estrecho, ordenó de acabar con todo, quitándome las esperanzas de todo mi remedio; y fue que en un instante se declaró la borrasca que ya se temía, y el viento que de la parte de mediodía soplaba y nos embestía por la proa, comenzó a reforzar con tanto brío, que fue forzoso volverle la popa y dejar correr el bajel por donde el viento quería llevarle.
Cual si dar tan solo objeto de la borrasca tremenda, lecho nupcial en los mares a dos infelices fuera; a templar su furia ronca los huracanes empiezan; bajan las olas, la lluvia se disminuye, y aun cesa.
En los lazos de himeneo a unirse dichosos iban, con el aplauso felice de sus contentas familias, cuando se alzó tronadora la borrasca embravecida, que, ¡infelices!, confundiolos del infortunio en la sima.
Agitado el lago por la borrasca, no pudieron atravesarlo, y como observaran detenidamente el país y vieran en él hermosos y ricos bosques, límpidas fuentes, creyeron hallarse en su patria y resolvieron quedarse allí.
Torna al timón el piloto, torna la nave a su curso, y todos a la obediencia, aunque a despecho y disgusto. Con la noche la borrasca cedió de su fuerza mucho, amansáronse las olas, más blando el viento se puso.