borrachera


También se encuentra en: Sinónimos.

borrachera

1. s. f. Embriaguez, estado producido por el alcohol cuando se bebe en tal cantidad que provoca alteraciones físicas o perceptivas con tanto vino, cogió una buena borrachera. curda, curdela
2. coloquial Estado de gran exaltación emocional está viviendo una borrachera de felicidad.
3. coloquial Disparate desmesurado.
4. Banquete en el que se come y bebe en exceso.
NOTA: También se escribe: borrachez

borrachera

 
f. Efecto de emborracharse.
Orgía, festín.
fig.Exaltación extremada.

borrachera

(bora't∫eɾa)
sustantivo femenino
alteración de las capacidades físicas y mentales a causa del exceso de alcohol Si bebes demasiado agarrarás una borrachera.
Sinónimos

borrachera

sustantivo femenino
embriaguez, ebriedad, curda, turca, mona, jumera, chispa, loba, merluza, papalina, pítima, tajada, zorra, cogorza, colocón, castaña, filoxera. sobriedad.
Excepto embriaguez y ebriedad, los otros sinónimos son burlescos.
Traducciones

borrachera

beskonkenheid

borrachera

опиянение, пиянство

borrachera

ebrieco

borrachera

ivresse, guinze

borrachera

dryckenskap

borrachera

μέθη

borrachera

醉酒

borrachera

醉酒

borrachera

drukkenskab

borrachera

SF
1. (= estado) → drunkenness
coger o pillar o agarrar o > ponerse una borrachera (LAm, Méx) → to get drunk
quitarse la borracherato sober up
2. (= juerga) → spree, binge

borrachera

f. drunken spree.

borrachera

f drunken spree, binge; ba-jar(/e) la borrachera to sober (one) up
Ejemplos ?
No había aún transcurrido un año cuando, el 2 de Abril de 1607, se presentaron ante el padre Antonio de Vega Loayza, jesuita y comisario del Santo Oficio en Potosí, dos mujeres llamada Leonor Enríquez, de treinta y seis años de edad, y Catalina Enríquez, de diecinueve años, suegra la primera y esposa la otra de Valverde, acusando á éste de que, en plena borrachera, había dado una pedrada, que le ocasionó la muerte, a Domingo Romo, padrastro de la última, y asilándose en la iglesia mayor.
Era una escena de una visión de Fusell, y sobre todo el resto reinaba aquella borrachera de luminoso amorfismo, aquel extraño arco iris de misterioso veneno del pozo..., hirviendo, saltando, centelleando y burbujeando malignamente en su cósmico e irreconocible cromatismo.
Temprano comenzó a voltearlos el sueño, la borrachera; y toda esa carne maciza se desvencijó sobre las matras, coloreadas de ponchaje.
-Sí, señor, de la humedad es; dicen si ha muerto de una borrachera; él era muy vicioso, pero pagaba buenas propinas; en fin, la señora se consolará, que es guapetona y fresca todavía, y así podrá ponerse en claro y conforme a la ley lo que ahora anda a oscuras y contra lo que manda la justicia.
y presidía el banquete y era el primero en ponerse alegre. Sí, había acabado por tomar una borrachera en cada festín. Ergo bibamus!, decía, recordando que era hijo de un dómine.
Al ruido de las dos detonaciones, los otros tres se incorporaron con la pesadez natural de la borrachera y quisieron defenderse, pero ella con fuerza sobrenatural para sus años y delicada complexión, les rompió la cabeza a culatazos.
El de Agricultura daba con la carga en tierra, y Aquiles interrumpía sus reminiscencias de filósofo idealista para dormir debajo de la mesa la borrachera de los justos.
Siete pleitos he tenido con él, y le he ganado cinco.-Observa a ese que se arrima a la pared para no caerse; va hecho un cuero de vino: es vecino mío y le da siempre en la borrachera por pegar fuego a mi casa.
La estancia en Sevilla la embriagó al modo que embriaga el añejo moscatel: borrachera sin bascas ni modorra, estado que consiste en no sentir el peso de la razón, en romper las grises telarañas de la cordura y elevarse al espacio para bañarse en la luz de la fantasía y del ensueño.
La innata distinción aristocrática de aquella admirable figurita plebeya, contrastaba grandemente con el acre olor a vino, tabaco, borrachera y pereza que de la taberna emanaba.
¿Qué podría ocurrime? De mi borrachera, no quedaba ni rastro. Lo único que me pasaba era que le tenía sencillamente pánico a aquella terrible fiera salvaje, con su inverosímil fantasía y su espantoso desenfreno.
Y allí estaba en su mente, fija la imagen cuando TEZCATLIPOCA le decía en medio de la borrachera: -Mírate y conócete señor QUETZALCOATL.