Ejemplos ?
La artillería sin artilleros; la muerte mecánicamente distribuida. El XIX.- (Alegrándose entre dos boqueadas.) ¿Y esa figura femenina que asoma ahí?
Mucho ojo y mírense en este espejo los que vean a las iglesias, no a oír la palabra divina, sino a hacer carantoñas a las muchachas. Cuando acudieron a socorrer a don Íñigo lo hallaron dando las últimas boqueadas.
-Bien quisiera acompañarte; pero ¡ay! apenas puedo moverme... Dicen que pronto doy las boqueadas. -¡Qué has de dar, hombre! ¡Vaya!
Mi corazón estaba muerto, y desde que el cuitado diera las boqueadas, yo parecía otro hombre: Habíame vestido de luto, y en presencia de las mujeres, a poco lindos que tuviesen los ojos, adoptaba una actitud lúgubre de poeta sepulturero y doliente.