blasfemo

(redireccionado de blasfema)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con blasfema: blasfemo, injuria

blasfemo, a

(Del lat. blasphemus < gr. blasphemos, difamador, blasfemo.)
1. adj. Que contiene o dice blasfemias su discurso blasfemo rayaba en la herejía. ofensivo
2. s. Persona que profiere blasfemias.
Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse Editorial, S.L.
Sinónimos

blasfemo

, blasfema
adjetivo y sustantivo
Diccionario Manual de Sinónimos y Antónimos Vox © 2016 Larousse Editorial, S.L.

blasfemo:

imprecador (NoRAE)juramentoso (NoRAE), irreverente, renegador, execrador, blasfemador, malhablado, blasfemante, maldiciente,
Traducciones

blasfemo

blasphemous

blasfemo

blasfemo

blasfemo

blasfemo

blasfemo

/a ADJ & SM/F = blasfemador
Collins Spanish Dictionary - Complete and Unabridged 8th Edition 2005 © William Collins Sons & Co. Ltd. 1971, 1988 © HarperCollins Publishers 1992, 1993, 1996, 1997, 2000, 2003, 2005
Ejemplos ?
-¿Roba? -Ni el tiempo, excelentísimo señor. -¿Blasfema? -Cristiano viejo es, señor excelentísimo, y cumple por cuaresma con el precepto.
Si un padre dice a un hijo:, dice que eso se usaba en tiempo del Rey Perico y que ahora le tendrán por un maricón si sabe persignarse, y se reirán dél si no jura y blasfema, porque en nuestros tiempos más tienen por hombre al que jura que al que tiene barbas.
Jode a una puta durante una misa celebrada en su propia capilla y eyacula en el momento de la elevación. Aquella noche el duque desflora a Sofía por el coño, y blasfema mucho.
El malvado se pasea por su caverna desde que desciende, examina durante un cuarto de hora cada suplicio mientras blasfema como un condenado y llena de insultos a la paciente.
Es obedecido, sus manos se extravían sobre otras partes, la lubricidad lo embriaga, su pequeño instrumento, bajó las sacudidas voluptuosas de Julia, parece endurecerse un momento, el canalla blasfema, la leche fluye y suena la hora de la cena.
Rezonga, blasfema, lanza pestes, dice que no pagará nada, que no regresará jamás, que no vale la pena ir allá para pequeñas mocosas como aquélla, y se va, no sin antes soltar otras invectivas que ya encontraré ocasión de citar en otra pasión en la que constituyen su esencia y que aquí sólo son accesorias.
Porque allí el Apóstol por el cuerpo entendió el tiempo en que uno vivió en el cuerpo, pues sí uno con maligna intención y perverso ánimo blasfema, aunque no lo obre con ningún miembro de su cuerpo, no por eso dejará de ser culpado porque no lo hizo con algún movimiento de cuerpo, pues lo hizo en aquel tiempo que vivió en el cuerpo.
Al trabajo de sus manos has dado bendición; por tanto su hacienda ha crecido sobre la tierra. 11 Mas extiende ahora tu mano, y toca á todo lo que tiene, y verás si no te blasfema en tu rostro.
Dijo: –Sí, llegará un momento en que la humanidad escéptica, enloquecida por los placeres, blasfema de impotencia, se pondrá tan furiosa que será necesario matarla como a un perro rabioso...
2 Y he aquí le trajeron un paralítico, echado en una cama: y viendo Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico: Confía, hijo; tus pecados te son perdonados. 3 Y he aquí, algunos de los escribas decían dentro de sí: Este blasfema.
éstos, pues, Montes dos artificiales (bien maravillas, bien milagros sean), y aun aquella blasfema altiva Torre de quien hoy dolorosas son señales --no en piedras, sino en lenguas desiguales, porque voraz el tiempo no las borre-- los idiomas diversos que escasean el socïable trato de las gentes (haciendo que parezcan diferentes los que unos hizo la Naturaleza, de la lengua por sólo la extrañeza), si fueran comparados a la mental pirámide elevada donde, sin saber cómo, colocada el Alma se miró, tan atrasados se hallaran, que cualquiera gradüara su cima por Esfera: pues su ambicioso anhelo, haciendo cumbre de su propio vuelo, en la más eminente la encumbró parte de su propia mente, de sí tan remontada, que creía que a otra nueva región de sí salía.
Para agravar sus ansias y su pena, cuando más le consuman los enojos, todo el ajeno bien y dicha ajena haré pasar delante de sus ojos. Y si sucumbe al peso de los males, si perdida la fe, no espera gloria, si maldice la luz de los mortales, si blasfema de Dios...