Ejemplos ?
Otros países han usado este formato bimetálico para realizar monedas commemorativas de un nivel y calidad apreciados por todos los coleccionistas numismáticos.
y como punto de concentración de las riquezas que se obtuvieron por medio del comercio bimetálico (Plata para China por medio de Manila, y oro para España.
Entre 2002 y 2005 se emitieron nuevos diseños que corresponden al billete de 20 dinares y a las monedas de ¼ y ½ Dinar, esta última emitida en formato bimetálico con un diámetro de 30 milímetros y con un anillo de cupróniquel y un centro de latón con una línea de diseño similar al del resto de la serie.
El número de subunidades pequeñas cambia dependiendo del organismo pero la subunidad grande siempre contiene al sitio activo bimetálico y un mínimo de cuatro clusters de Fe-S.
Estuvo facultado a emitir “billetes de banco” (el PESO “feble” de 8 reales era la unidad monetaria) con respaldo en metales preciosos (sistema bimetálico).
Los diseños de esta serie se muestran a continuación: En 1985, se introdujeron también monedas de 5, 25, 50 y 100 francos para su uso en Guinea Ecuatorial, con el nombre del país y la denominación en español. En 2006 se introdujo un nuevo cono monetario que incluía un formato bimetálico para la moneda de 100 Francos.
Se marcó el valor del yen como de 0,78 onzas troy (24,26 gramos) de oro puro, o 1,5 gramos de oro puro según el Congreso Europeo de Economistas de París de 1867; la moneda de cinco yenes se declaró igual a la de 5 pesos fuertes de Argentina), introduciendo la moneda en el llamado "estándar bimetálico".
El emisor de la divisa garantiza que pueda dar al poseedor de sus billetes la cantidad de oro consignada en ellos. Una alternativa es el patrón bimetálico, en el que la moneda está respaldada por una parte de oro y otra de plata.
El 17 de septiembre de 1823, este incansable inventor, fallece a los 77 años, dejando a su hijo al frente de la firma Breguet, que en 1840 inventa el primer reloj con un termómetro de lámina bimetálica o termómetro bimetálico incorporado en él.
En ese clima de tranquilidad, la prosperidad generalizada es casi inevitable, y así se mantuvo durante el siglo XIX, desde las Guerras Napoleónicas hasta la Primera Guerra Mundial. En el siglo XIX, muchos países tenían un patrón bimetálico.
La presencia de este condensador no es imprescindible para el funcionamiento del tubo fluorescente, pero ayuda bastante a aumentar la vida útil del contacto del par bimetálico cuando se le somete a trabajar con altas corrientes y altas tensiones.
San Marino y Vaticano, que compartían sistema monetario, siguieron la estela de Italia y emitieron sus 500 Liras también en formato bimetálico.