benévolo

(redireccionado de benévolos)
También se encuentra en: Sinónimos.

benévolo, a

(Del lat. benevolus < bene, bien + velle, querer.)
1. adj. Que se comporta con buena voluntad. bueno malo
2. Que es indulgente o poco rígido. tolerante

benévolo, -la

 
adj. Que tiene buena voluntad o afecto [que es indulgente o benigno].
Díc. de lo que se hace gratuitamente sin que exista obligación alguna.

benévolo, -la

(bene'βolo, -la)
abreviación
que tiene buena voluntad, es indulgente o tolerante Mi jefe no es benévolo.
Sinónimos
Traducciones
Ejemplos ?
XLI.- Vislumbra mejor la finalidad de tu existencia, de la misma manero que el artista trata de plasmar las sinfonías que surgen de los bosques o las que del desierto se levantan o emergen de las gargantas abismales batidas por los torrentes; los voces de las tempestades; el allegro de la brisa; el contrapunto de los oleajes; las arias de las aguas serenas; los himnos petrificados de los peñascales que se lanzan hacia el cielo; y cuando como él, esto logres percibir comprenderás que tu vida no carece de sentido. XLII.- Trata que tus pensamientos sean como el aire de las montañas; amplios, puros y benévolos para todos.
Así les habrá placido que sea, desde hace tiempo, a Zeus y a su hijo, el Flechador; los cuales, benévolos para conmigo, me salvaban de los peligros.
Conque apliquen ustedes el cuento y no me vengan con que estos son mejores o peores que aquellos tiempos, que en el Perú todos lo tiempos son uno; pues el ser blandos de carácter y benévolos con el pecador, lo traemos en la masa de la sangre; y el que la echa de más enérgico e intransigente, puesto a la prueba, se torna un papanatas.
Poseedores del secreto de los extravíos de Jiménez, merced al conocimiento de algunas personas que le trataron en Granada y en Madrid, de extractos auténticos de la causa criminal formada á consecuencia de su suicidio, donde existe un a parte y no la más escandalosa, ni la más interesante, por cierto, de las Memorias de su vida, que iba escribiendo día por día, cuyo último párrafo es anterior en una hora al doble crimen que desenlazó su tragedia, hemos podido pintar la figura del escritor de Cabeza del Buey con colores menos benévolos, y en nuestro concepto más exactos que los que su sobrino y biógrafo emplea.
¿Por qué me engañabas, cuando estabas presente, y no te revelabas a mí, sino que, al contrario, me matabas con tus palabras, teniendo por mí tan benévolos designios?
No ha sido mi propósito ni reprenderte en demasía ni darte órdenes.Conozco los benévolos sentimientos del corazón que tienes en el pecho, pues tu modo de pensar coincide con el mío.
Quezada, datos que ampliamos con los que, en cartas, nos han comunicado nuestros benévolos amigos los señores don Ricardo Trelles, don José María Zubiría, don Ángel Juv tiniano Carranza y el general argentino don Jerónimo Espe- jo, ayudante de San Martín.
“El 2 encontramos los primeros indios pehuenches en Liucura, (-En el plano figura después de haber cruzado el “Mons Achen”, Pichachén-) donde si bien todos preparaban la guerra y por momentos esperaban al enemigo, con todo, atentos y benévolos escucharon al predicador y ofrecieron sus hijos para el bautismo.
He conocido a muchos, profesional y particularmente, y podría referir diversas historias que harían sonreír a los señores benévolos y llorar a las almas sentimentales.
Los ensayos que presento al curioso lector muestran ese incipiente trayecto por el que he caminado en la aventura de describir, explicar y valorar la literatura. Acaso son meras aproximaciones, pero según dicen algunos críticos benévolos, muestran algunos hallazgos válidos.
Antes de la proclamación de la República estábamos divididos los federales en dos bandos: los benévolos y los intransigentes: los que creíamos que el curso natural de los sucesos nos llevaba á la República, y los que para conseguirla más pronto querían forzar la marcha de los acontecimientos.
Era tan modesto y desconfiaba tanto de su ingenio y gracia, que, por más que todos nosotros éramos siempre benévolos con él, nunca se atrevía a contar un cuento o una anécdota de aquéllas con que todos los demás amenizábamos nuestras reuniones.