becerrillo

becerrillo

s. m. Piel de becerro curtida.

becerrillo

 
m. Piel de becerro curtida.
Traducciones

becerrillo

SMcalfskin
Ejemplos ?
De la suerte que la vaca primeriza da vueltas alrededor de su becerrillo, mugiendo tiernamente, como no acostumbrada a parir; de la misma manera bullía el rubio Menelao cerca de Patroclo.
Frausto (Don Tiburcio Maya) Domingo Soler (Francisco 'Pancho' Villa) Manuel Tamés (Melitón Botello) Ramón Vallarino (Miguel Ángel del Toro Becerrillo) Carlos López "Chaflán" (Rodrigo Perea) Raúl de Anda (Máximo Perea) Rafael F.
Después de haber servido una larga temporada en las filas de los ejércitos españoles, Becerrillo regresó al lado de su dueño para poder descansar y recuperarse de las heridas durante un cierto período, pues cierto era que el animal pronto volvería a ser requerido por Diego de Salazar.
Becerrillo fue uno de los más eficaces perros de combate que sirvieron en las filas del ejército castellano durante la conquista de las tierras americanas.
Cuando la mujer se había alejado ligeramente, los soldados soltaron a Becerrillo al mismo tiempo que lo inducían a matar a la anciana.
En el año 1511, Becerrillo abandonaría la Isla de La Española para dirigirse a la Isla de San Juan junto con su amo Sancho de Aragón, aunque cierto es que algunos cronistas también lo han relacionado con el conquistador Diego de Salazar.
Este ejemplar perteneciente a la raza de los alanos españoles sólo sería igualado en destreza y fidelidad por su hijo Leoncico. Becerrillo fue adiestrado en la Isla de La Española, que por aquel entonces era un enclave geográfico bajo dominio español en el que los perros de presa tradicionales españoles, los alanos, se entrenaban con fines militares.
Becerrillo, como la mayor parte de los canes empleados durante la conquista americana, pertenecía a la raza de los perros alanos españoles, los cuales eran una mezcla de dogo y mastín.
Tal vez los amantes de este tipo de alano (perro de toro), tengan que plantearse su viabilidad como raza independiente. Becerrillo, su amo era Juan Ponce de León, combatió a los caribes, este perro era de color bermellón, de gran talla e inteligencia, reconocía a los indígenas dóciles, mientras que con los belicosos era implacable.
Como consecuencia de todas las cualidades que poseía Becerrillo, este recibía doble ración de comida (que en más de una ocasión era mejor que la de los propios infantes) y un sueldo por los servicios prestados a su Patria.
Ante tal situación, Becerrillo, que tenía un entendimiento casi humano, se detuvo y contempló los aterrorizados ojos de la mujer, a la que posteriormente olfatearía y lamería (algunos cronistas recogen que el perro no la lamió, sino que orinó a su lado).
La actitud de Becerrillo fue considera como una intervención divina y avergonzó a los macabros bromistas. La humillación fue de tal envergadura, que cuando regresó Ponce de León, este ordenó que la anciana fuese puesta en libertad y que volviese a su pueblo sana y salva.