Ejemplos ?
Con la victoria del cuartelazo felicista quedan en pie los elementos de un gobierno espúreo e ilegítimo, emanado de la imposición brutal de los cañones y bayonetas, que no pueden ser jamás la representación de la soberanía nacional y de los Estados conforme al Código magno de 1857.
Organizó ejércitos •que pesaron con sus bayonetas en la balanza del Destino, no •á la sombra de la bandera pretoriana, ni del pendón personal, »sino bajo las austeras leyes de la disciplina.
Entretanto, el ejército boliviano hará conocer al mundo que la honra de Bolivia y la integridad de su territorio están bajo la salvaguardia de sus bayonetas, y que en esta ocasión como en otras sabrá castigar a sus cobardes agresores.
Presidente, que se nos haya traido a este recinto por la fuerza de las bayonetas, por soldados del Ejército Chileno, por generales de la República, a los que la patria puso al cinto la espada para defensa de sus instituciones.
Torres me hizo ordenar que me le presentara, y como el tribuno francés, a quién plagiaba inconscientemente, contesté que sólo cedería a la fuerza de las bayonetas.
Los religiosos eran arrastrados por los claustros, aporreados o cruzados con las bayonetas; los altares ardían; la bodega, inundada de vino, se llenaba de beodos, que bailaban vestidos con las casullas y las capas pluviales de los ornatos.
Los bomberos, debajo del estrado, estaban «en su lugar descanso» sobre sus bayonetas; y Binet, inmóvil, permanecía con el codo atrás, con la punta del sable al aire.
Este triunfo lo debes a tus propias fuerzas, a tu patriotismo, a tu arrojo, a ese valor con que desde tus frágiles barricadas has envuelto en un torbellino de fuego las bayonetas, los caballos y los cañones de tus enemigos.
Entretanto, los guardias nacionales habían subido al primer piso del ayuntamiento, con bollos ensartados en sus bayonetas, y el tambor del batallón con una cesta de botellas.
Más que con las bayonetas realistas, tuvieron que batallar con las preocupaciones; pues no es fácil que un pueblo, fa- nático é inculto como era el nuestro, rompa en un momento con las tradiciones y el servilismo.
Un millón quinientos mil pesos para luz en las próximas fiestas, para lucir las charreteras, los galones, las bayonetas, los coloretes y los postizos.
No hace mucho procesaron a un coronel porque en tres días de maniobras en las orillas de Querétaro, le abandonaron más de 80 soldados. Las 60 mil bayonetas, pesadilla de los cobardes se vuelven humo.