batalla de Mohács

Mohács, batalla de

 
hist. Victoria turca sobre los húngaros (1526) que tuvo lugar cerca de Mohács (Hungría).
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.
Ejemplos ?
Esta federación se derrumbó en 1526 cuando los ejércitos del Imperio otomano ganaron una victoria aplastante en la Batalla de Mohács (Hungría), arrebatando Bohemia y Hungría a los Jagellón e instalando a los Turcos como una presencia amenazante en el corazón de Europa.
Los Dinastía Jagellón nunca recuperaron su hegemonía sobre Europa Central, y la amenaza del otomanos presagiaba el sometimiento final de toda la región a un dominio extranjero; pero el medio siglo que siguió a la Batalla de Mohács marcó una era de estabilidad, opulencia y avances culturales sin parangón en la historia de Polonia, y que es vista por los polacos como el siglo de oro de su país.
En 1526, el Imperio Austro-hungrío perdió a su último monarca, Luis II de Hungría, quien cayó en la Batalla de Mohács librada contra los tucos otomanos.
La pertenencia de Alta Silesia a Alemania dura hasta 1921 / 1945. Tras la Batalla de Mohács, Bohemia se convirtió en un reino bajo el poder del Imperio Austriaco.
El archiduque Fernando de Austria (1503–1564, Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico con el nombre Fernando I desde 1558), hermano menor de Carlos V, reclamó el trono y fue elegido rey de Hungría después de la muerte de su cuñado Luis II en la batalla de Mohács el 28 de agosto de 1526, lo que provoca una invasión turca en el otoño de 1529.
Tras la batalla de Mohács en 1526, la corona húngara pasó a manos del monarca Fernando I de Habsburgo y a partir de ese momento se sucedieron una serie de monarcas de dicha Casa que gobernaron distanciados de los intereses de la nobleza húngara y la población húngara en general.
En 1526, a raíz de la batalla de Mohács, los gobernantes de Austria ampliaron sus territorios, con lo que la parte de Bohemia y de Hungría no ocupada por los otomanos quedó bajo su dominio.
Después de la Batalla de Mohács, el barón Tamás Nádasdy y el conde György Cseszneky ocuparon la ciudad mientras que el rey Fernando I y Juan I Szapolyai también intentaban hacerlo.
De esta manera, la época dorada del Reino húngaro finalizaría en 1526, cuando finalmente fueron vencidos por los turcos en la batalla de Mohács, en la que también murió el rey Luis II de Hungría.
Antes de que el avance del Imperio otomano en la península de los Balcanes y después de la la derrota húngara en la batalla de Mohács, Ragusa pasó formalmente bajo la supremacía del sultán, comprometiéndose a pagarle una simbólica anual de homenaje: una jugada inteligente que le permitió mantener su independencia.
Después de que el sultán Solimán el Magnífico derrotase a los húngaros en 1526 en la batalla de Mohács, dando muerte al rey Luis II de Hungría, ante el trono vacío, pronto surgieron varios pretendientes.
En 1526, el sultán atestó un golpe decisivo a las tropas húngaras de Luis II. La batalla de Mohács culminó con la derrota de los húngaros.