barandal


También se encuentra en: Sinónimos.

barandal

1. s. m. CONSTRUCCIÓN Barandilla, antepecho.
2. CONSTRUCCIÓN Largueros superior e inferior que sostienen los palos o balaustres de una barandilla o balaustrada.

barandal

 
m. arq. Listón sobre el que se sientan los balaustres.
Barandilla.
Sinónimos

barandal

sustantivo masculino
Traducciones

barandal

railing

barandal

SM (= pasamanos) → handrail; (= soporte de pasamanos) → base, support; (= balaustrada) → balustrade
Ejemplos ?
Y la princesita, en efecto, lloró sin tregua, ya apoyada en el barandal de su balcón cuando salía la luna, ya escondiendo el rostro en la almohada de encajes, ya arrodillada en su reclinatorio para la plegaria nocturna.
-decía la joven, fijando sus desencajados ojos en el banquillo; de donde se había levantado, asombrada, para agarrarse con sus manos convulsas al barandal de la tribuna.
En este país hay demasiado trabajo para disponer de tiempo para pensar en muertos, y dos meses después de aquel suceso, estando yo una tarde en este barandal, mirando como mira usted al elefante de mister Marshall, bruscamente apareció el doctor Traitering.
Otra cosa voy a decir, que tendrás muy presente: Si la sabia Atenea me concede la gloria de matar a entrambos, sujeta estos veloces caballos, amarrando las bridas al barandal, y apodérate de los corceles de Eneas para sacarlos de los teucros y traerlos a los aqueos de hermosas grebas; pues pertenecen a la raza de aquellos que el longividente Zeus dio a Tros en pago de su hijo Ganimedes, y son, por tanto, los mejores de cuantos viven debajo del sol y de la aurora.
Luego acometió a Téstor, hijo de Enope, que se hallaba encogido en el lustroso asiento y en su turbación había dejado que las riendas se le fuesen de la mano: clavóle desde cerca la lanza en la mejilla derecha, se la hizo pasar a través de los dientes y lo levantó por cima del barandal.
Inclinóse el negrazo sondando con los ojos el abismo: Luego, cuando los tiburones salieron a la superficie, le vi erguirse negro y mitológico sobre el barandal que iluminaba la luna, y con los brazos extendidos echarse de cabeza y desaparecer buceando.
Era de oro la indestructible pina, de bronce las ajustadas admirables llantas, y de plata los torneados cubos. El asiento descansaba sobre tiras de oro y de plata, y un doble barandal circundaba el carro.
Los odiaba al tiempo que me atraían, como detesto y me llama la profundidad abierta bajo la balconada de un noveno piso, a cuyo barandal me he aproximado más de una vez con el corazón temblando de cautela y delicioso pavor.
Del concurso de la danza y de la orquesta el estruendo, que los salones ocupa, oye resonar de lejos; y aunque sabe que notada ha de ser su ausencia presto, por dar al conde un aviso atropella todo riesgo. Siglos los instantes juzga con mortal desasosiego, y en el barandal dorado palpitante apoya el pecho.
l sacerdote negro apoyó los pies en un travesaño de bambú del barandal de su bungalow, y mirando un elefante que se dirigía hacia su establo cruzando las calles de Monrovia, le dijo al joven juez Denis, un negro americano llegado hacía poco de Harlem a la Costa de Marfil: -En mi carácter de sacerdote católico de la Iglesia de Liberia, debía aconsejarle a usted que no hiciera ahorcar al niño Tul; pero antes de permitirme interceder por el pequeño antropófago, le recordaré a usted lo que le sucedió a un juez que tuvimos hace algunos años, el doctor Traitering.
De pronto se detiene. Ha arribado al punto más elevado del camino y se recarga sobre el barandal de cemento. Abajo siguen pasando sin piedad los trenes que aullando como máquinas lobas, bufan su prepotencia de acabar con cual-quiera que se atraviese por su sendero de fierro.
Mientras Afrodita sacaba a Eneas de la liza, el hijo de Capaneo no echó en olvido las órdenes que le diera Diomedes, valiente en el combate: sujetó allí, separadamente de la refriega, sus solípedos caballos, amarrando las bridas al barandal; y apoderándose de los corceles, de lindas crines, de Eneas, hízolos pasar de los teucros a los aqueos de hermosas grebas y entrególos a Deipilo, el compañero a quien más honraba a causa de su prudencia, para que los llevara a las cóncavas naves.