barómetro

(redireccionado de barómetros)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con barómetros: manometro

barómetro

1. s. m. FÍSICA, METEOROLOGÍA, METROLOGÍA Instrumento que sirve para medir la presión atmosférica.
2. Cosa que se considera índice o medida de un determinado proceso o estado la tasa de paro puede ser un barómetro de la crisis de un país.
3. barómetro de mercurio FÍSICA, METEOROLOGÍA, METROLOGÍA El que indica la presión del aire por la altura de una columna de mercurio.
4. barómetro metálico FÍSICA, METEOROLOGÍA, METROLOGÍA El constituido por un recipiente metálico del cual se ha extraído el aire, y que modifica su forma al variar la presión atmosférica. barómetro holostérico
5. barómetro registrador FÍSICA, METEOROLOGÍA, METROLOGÍA El que recoge las variaciones de la presión en un cilindro giratorio. barógrafo

barómetro

 
m. fís. Instrumento para determinar la presión atmosférica.

barómetro

(ba'ɾometɾo)
sustantivo masculino
1. física meteorología instrumento que mide la presión atmosférica barómetro de mercurio
2. figurativo medida de un estado de cosas La televisión es un barómetro que mide la cultura de un pueblo.
Traducciones

barómetro

barometer, glass

barómetro

Barometer, Luftdruckmesser, Wetterglas

barómetro

barometro

barómetro

baromètre

barómetro

barometer, luchtdrukmeter

barómetro

barômetro

barómetro

barometr

barómetro

барометър

barómetro

barometr

barómetro

Barometer

barómetro

ברומטר

barómetro

기압계

barómetro

Barometer

barómetro

บารอมิเตอร์

barómetro

SMbarometer
barómetro aneroideaneroid barometer
Ejemplos ?
Se muestran colecciones de cerámica catalana, valenciana, inglesa y holandesa con motivos marítimos y vitrinas con instrumental marino como octantes y sextantes, sónar mecánicos barómetros, compás o agujas náuticas, ballestillas y astrolabios náuticos.
En pocas palabras, la horrible visión que tuve, y cuya mortal influencia intento evitar, consiste simplemente en que, hace unos días, concretamente el 30 de octubre a mediodía, un vendedor de barómetros entró en mi casa y me ofreció su mercancía.
La tienda de velas se encontraba en el mercado de Hungerford, que entonces no se parecía nada a lo que es ahora, y tenía delante de la puerta un pórtico bajo, compuesto de columnas de madera, que se parecía bastante al que se veía antes en la portada de la casa del hombrecito y la mujercita de los antiguos barómetros.
Si te dijera, querido amigo, que el vendedor de barómetros no era otro sino el miserable Coppelius, comprenderías el horror que me produjo tan desgraciada y enemiga aparición.
La física no se aprende con el talento, y es un arte que no puede ejercerse sin instrumentos, y estos no se habiun inventado todavia. Para tener alguna idea de la naturaleza son necesarias lentes, microscopios, máquinas neumáticas, barómetros, &c.
El fatal vendedor de barómetros Giuseppe Cóppola me perseguía, y casi me avergüenza confesar que ha turbado, con terribles imágenes, mi sueño siempre profundo y tranquilo.
Las últimas palabras de Lotario no las entiendo del todo bien, solo intuyo lo que piensa, y sin embargo, me parece rigurosamente cierto. Te lo suplico, aparta de tu pensamiento al odioso abogado Coppelius y al vendedor de barómetros Cóppola.
O bien entrar in medias res: «“¡Váyase al diablo!”, exclamó colérico con los ojos llenos de furia y de espanto el estudiante Nataniel cuando el vendedor de barómetros Giuseppe Cóppola...».
Sin embargo, Nataniel tenía razón cuando escribía a su amigo Lotario que su encuentro con el repugnante vendedor de barómetros había ejercido una funesta influencia en su vida.
Nataniel se estremeció; pero recordando lo que Spalanzani le había dicho de su compatriota Cóppola y lo que le había prometido a su amada en relación con el Hombre de Arena, se avergonzó de su miedo infantil y reunió todas sus fuerzas para decir con la mayor tranquilidad posible: ―No compro barómetros, amigo, así que ¡váyase!
Pero Cóppola, entrando en la habitación, le dijo con voz ronca, mientras su boca se contraía en una odiosa sonrisa y sus pequeños ojos brillaban bajo unas largas pestañas grises: ―¡Eh, no barómetros, no barómetros!
Las temperaturas máximas i mínimas de cada campamento. b. La presion atmosférica por barómetros de mercurio i aneroide, en cada punto culminante, paso, etc. c.