Ejemplos ?
Otro dia quiso dios que uno de la compañia vino diziendo que el haria unos cañones de palo, y con unos cueros de venado se harian unos fuelles : y como estavamos en tiempo que qualquiera cosa que tuviesse alguna sobrehaz de remedio nos parescia bien, diximos que se pusiesse por obra : y acordamos de hazer de los estrivos y espuelas y ballestas...
Aquellos pastores que nos llevaban hiciéronse a manera de un ejército: unos llevaban lanzas; otros, dardos; otros, ballestas, y otros, palos y piedras en las manos, de las cuales había asaz abundancia, porque el camino era todo lleno de ellas; otros llevaban picas bien agudas, y algunos había que llevaban hachas ardiendo por espantar los lobos; en tal manera iban, que no les faltaba sino una trompeta para que pareciera hueste de batalla.
Esto es Fuero de Castiella: Que si dos Fijosdalgo fueron moradores en una viella, o mas, son moradores, e erederos en la viella; e si se demandan uno a otro de suas casas, o dc torres; o morando en suos Palacios, e despues ,que son desafiados, lidian los unos con los otros, e tiranse de ballestas, o de fondas; o andando por las plaças, o por las carreras, salen los unos contra los otros por ferirse con lanças, o con asconas, o con otras armas qualesquier, e a las vegadas van los unos contra los otros fasta dentro de los Palacios, e iendo ansi, se fallan el Palacio abierto, e entran en los Palacios los unos fuiendo de los otros empos de ellos; pues que fuera se començo la palea, esto non es quebrantamiento de casa.
Mas al talentoso hijo de Oileo no le acompañaban los locros, porque no podían sostener una lucha a pie firme: no llevaban broncíneos cascos, adornados con crines de caballo, ni tenían rodelas ni lanzas de fresno; habían ido a Ilión, confiando en sus ballestas y en sus hondas de lana de ovejas retorcidas, y con las mismas destrozaban las falanges teucras.
La manera que tienen de pelear es abaxados por el suelo : y mientras se flechan andan hablando y saltando siempre de un cabo para otro, guardandose de las flechas de sus enemigos : tanto que en semejantes partes pueden rescibir muy poco daño de ballestas y arcabuzes, antes los indios burlan dellos : porque estas armas no aprovechan para ellos en campos llanos a donde ellos andan sueltos : son buenas para estrechos y lugares de agua, en todo lo demas los cavallos son los que han de sojuzgar, y lo que los indios universalmente temen.
Ninguno como Timbre para garbear en el potro más indómito; ninguno como él en el manejo de gerifaltes y halcones; ninguno, para disparar venablos y ballestas.
Fue un relámpago, como ballestas se estiraron los músculos; un salto gigante puso a Lolo junto a su adversario; y en el mismo salto, en el aire, sin tocar tierra el hombre, el brazo derecho salió del costillar y el cuchillo se hundió hasta el mango en el corazón de Mal Ojo.
Y si nuestro pueblo derrotado no poseía cañones ni escopetas ni pólvora ni arcabuces ni ballestas, inútil era rebelarse y seguir peleando.
Las torres contaban con catapultas, ballestas y otras máquinas; aprovisionó las almenas de piedras y dardos, y en el muro se instalaron arqueros y honderos.
El Tuerto, que iba materialmente embutido entre las dos ballestas traseras del carro, era el único que recordaba un poco lo que él mismo había sido antes.
El 8 de febrero de 1563 tuvo lugar el desarme de los moriscos valencianos, con la confiscación en Soneja de 27 espadas, 5 puñales, 2 ballestas, 1 rodela, 3 broqueles, 3 cervelleras y 1 daga.
Isengard - El ejército de la Mano Blanca es una fuerza muy variada de guerreros y héroes, con una serie armas y maquinas de asedio muy poderosas en el juego, como ballestas, picas y una forma primitiva de explosivo.