Ejemplos ?
Aquel entre los héroes es contado que el premio mereció, no quien la alcanza por vanas consecuencias del estado. Peculio propio es ya de la privanza cuanto de Astrea fue, cuanto regía con su temida espada y su balanza.
Las veladas así resultan largas y aburridas, si no se busca en qué ocuparlas: no todos los días hay que empaquetar o desempaquetar, liar cucuruchos, limpiar los platillos de la balanza; hay que idear alguna otra cosa, que es lo que hacía nuestro viejo Antón: se cosía sus prendas o remendaba los zapatos.
Su dinamismo exportador se refleja en una positiva balanza comercial, pues vendemos al mundo un monto de productos del agro que supera en 30% el valor de los que importamos.
Pero cuando uno mira esa balanza de la justicia social, a la cual nadie puede negarse, a la cual nadie puede decir que no está de acuerdo con la justicia social, Eva en esa balanza pesa cuatro toneladas por lo menos y, entonces, por esas cuatro toneladas de ese cuerpo frágil, que apenas 38 o 39 kilos cuando murió, es que los argentinos estamos haciendo hoy este homenaje entre todos.
En América Latina, la deuda ascendió en 1983 a alrededor de 340 mil millones de dólares, de los cuales México absorbió la cuarta parte; en ese año, destinamos casi el 35 por ciento de nuestras exportaciones al pago de intereses, proporción que excede un límite razonable para el manejo adecuado del presupuesto y la balanza de pagos.
La política económica de 1989 será de transición, ello es obligado por el tiempo que requiere el proceso de negociación firme de la deuda con el exterior, por eso también ésta tiene que resolverse pronto, mientras así ocurre, se requiere mantener estricta disciplina en el manejo económico para reducir la vulnerabilidad de nuestra balanza de pagos y evitar que ellos nos debilite en la negociación externa.
Los altos mandos federales dicen que en horas, que en días si hay mal tiempo, acabarán con nosotros. Así que sólo por unos cuantos días sufrirán la Bolsa de Valores, el mercado cambiario y la balanza de pagos.
Esta medida, a la que sólo debe recurrirse cuando el desequilibrio de la balanza aparece como temporal, se estimó en un principio como la más propia, pues el Gobierno trataba de evitar la serie de fenómenos complejos que origina la variación del tipo de cambio y contado, sobre todo, con perspectivas cuya realización podría corregir el desnivel de nuestra balanza.
El enlutado entonces que mostraba Autoridad entre ellos, la voz fiera Alzó en un pergamino que llevaba Leyendo en torba voz de esta manera; «Mirando los pecados infinitos »Con que manchó su vida y su conciencia »El alma de este juez, y sus delitos »No mereciendo de su Dios clemencia »Y en la balanza igual de su justicia »Pesando mucho mas que su inocencia »La venganza...
No existen figuras en ese volteo: no hay trenza, paseo, saludo, balanza… Les lleva el turbión; cual va por las puras regiones del viento cometa violento que en círculo avanza región a región.
Mas, tendamos, lector, un velo oscuro sobre este cuadro de venganza y duelo, que es caso, a fe, de comentarse duro que ya ha pesado en su balanza el cielo: caso, lector (y con verdad lo juro), cuya razón escudriñar no anhelo, pues pliegues son del corazón humano que intenta el hombre penetrar en vano.
Consideremos, durante una balanza, a quemarropa, a Calderón, dormido sobre la cola de un anfibio muerto o a Cervantes, diciendo: “Mi reino es de este mundo, pero también del otro”: ¡punta y filo en dos papeles!