bálsamo

(redireccionado de bálsamos)
También se encuentra en: Sinónimos.

bálsamo

(Del lat. balsamum < gr. balsamon.)
1. s. m. BOTÁNICA Resina aromática que segregan algunos árboles y que contiene ácido benzoico y cinámico.
2. FARMACIA Medicamento líquido compuesto de sustancias aromáticas usado para tratamiento tópico y en afecciones respiratorias.
3. Cosa que alivia una pena sus cariñosas palabras le sirvieron de bálsamo. consuelo
4. bálsamo de calaba BOTÁNICA Resina obtenida del calambuco.
5. bálsamo del Canadá BOTÁNICA Resina obtenida de una especie de abeto usada en barnices y lacas y en las preparaciones microscópicas.

bálsamo

 
m. bot. Sustancia resinosa, aromática y fluida que exudan ciertos árboles.
bálsamo del Perú Oleorresina del Myroxylon pereiroe, expectorante y cicatrizante.
med. Producto de uso externo compuesto de sustancias aromáticas.
fig.Consuelo, alivio.

bálsamo

('balsamo)
sustantivo masculino
1. medicina emulsión aromática medicinal con propiedades curativas untar bálsamo sobre las llagas
2. biología secreción resinosa que fluye de ciertas plantas y se endurece con el aire El aloe vera es un bálsamo.
resina del calambuco El bálsamo de calaba es de uso medicinal.
sustancia resinosa medicinal obtenida por incisión del tronco El bálsamo de Tolú es expectorante y antiséptico
resina similar al bálsamo de Tolú, pero de menor calidad El bálsamo del Perú estimula la curación de las heridas.
3. alivio y consuelo ante un dolor Sus palabras fueron un bálsamo.
poseer gran fragancia y destacarse en su especie Probamos un vino que era un bálsamo.
Sinónimos

bálsamo

sustantivo masculino

bálsamo de Judea sustantivo masculino opobálsamo, de la la Meca.
Traducciones

bálsamo

balsam, balm

bálsamo

balsamo

bálsamo

Balsam

bálsamo

bálsamo

bálsamo

Балсам

bálsamo

Balsam

bálsamo

SM
1. (= sustancia) → balsam, balm
2. (= consuelo) → balm, comfort
3. (Cono Sur) [de pelo] → hair conditioner

bálsamo

m balm, salve; — labial lip balm
Ejemplos ?
Después de estas expansiones en la producción de la compañía, en 1933 se calculó que el 9% del mercado de bálsamos labiales pertenecía a Carma Labs.
Bajo los carolingios y hasta fines del siglo XI, los mercaderes judíos exportaron a Italia y España esclavos, pieles y armas, e importaron especias, bálsamos, dátiles y metales preciosos.
Desde la antigüedad era común el uso de afeites, pomadas, bálsamos y ungüentos para la belleza corporal, y en la Biblia hay varias referencias al maquillaje femenino, en pasajes sobre Jezabel, Ester, Judit, Rut, etc.
Las producciones del Nuevo Mundo se han hecho de primera necesidad en el antiguo, que no podrá subsistir ya sin ellas; y este reino generalmente, después de su oro, su plata y todos los metales, con la exclusiva posesión de alguno, después de sus perlas y piedras preciosas, de sus bálsamos, de sus resinas, de la preciosa quina de que también es propietario absoluto, abunda de todas las comodidades de la vida, y tiene el cacao, el añil, el algodón, el café, el tabaco, el azúcar, la zarzaparrilla, los palos, las maderas, los tintes, con todos los frutos comunes y conocidos de otros países.
Yo cogí su mano y comencé a explicarle: —Hermana Maximina, tú eres dueña de tres bálsamos: Uno lo dan tus palabras, otro tus sonrisas, otro tus ojos de terciopelo...
La limeña de marras no conoció peluquero ni castañas, sino uno que otro ricito volado en los días de repicar gordo, ni fierros calientes ni papillotas, ni usó jamás aceitillo, bálsamos, glicerina ni pomadas para el pelo.
¿Por qué de dulce música tesoro tal Dios guarda para el pardillo mísero, para la alondra parda y el pardo ruiseñor? ¿Por qué destila bálsamos el mísero cantueso que vive en las estériles calvicies de aquel teso paupérrimo vivir?
Es su presencia honor de los jardines, Y obelisco rural que se levanta En el florido templo de Amaltea, Para ilustrar sus aras. Los olorosos jugos de las flores, Las esencias, los bálsamos de Arabia, Y todos los aromas, la Natura Congela en sus entrañas.
En sus ojos de terciopelo parecía haber quedado toda la tristeza del paisaje. Yo le dije: —Hermana Maximina, se abren las heridas de mi alma, y necesito alguno de tus bálsamos.
Purifican los aires con sus hojas, hay en sus troncos bálsamos preciosos que al cuerpo vuelven la salud perdida; casa apacible, plácida guarida, y tálamo fecundo de las aves son sus ramos umbrosos; pendientes de ellos nacen dulces frutos que ofrecen generosos a los hombres, las aves y los brutos.
¡Oh tú, en cuyo cadáver se encontraron, al difundirte bálsamos y olores, de que muerto viviste los indicios, y de que vives muerto las razones!
La Europa sabe por la primera vez que en Venezuela hay algo más que cacao, cuando ve llegar cargados los bajeles de la Compañía de tabaco, de añil, de cueros, de dividivi, de bálsamos y otras preciosas curiosidades que ofrecía este país a la industria, a los placeres y a la medicina del Antiguo Mundo.