aviñonés

aviñonense o aviñonés -nesa

 
adj.-com. y adj.-s. respect. De Aviñón.

aviñonés -nesa

 
adj.-s. Aviñonense.
Ejemplos ?
Recibió formació artística de su padre y en los estudios de otros artistas, donde coincidió con otros estudiantes como Jean Péru, escultor aviñonés y Jean Dedieu escultor arlesino.
Uno de los primeros actos de su pontificado fue la excomunión de Clemente VII, como respuesta a la excomunión que sobre él había lanzado el papa aviñonés.
No se pueden confundir el período llamado del papado aviñonés o papado de Aviñón, con otro período de la historia de la Iglesia Católica, entre 1378 y 1417, conocido como el Cisma de Occidente, en el cual la Iglesia se encontraba dividida bajo dos obediencias, la del papa residente en Roma y la del antipapa residente en Aviñón.
Tras el concordato de 1801, con la bula Qui Christi Domini, del Papa Pío VII (29 de noviembre de 1801) era ampliada la jurisdicción de la archidiócesis aviñonés a muchas otras diócesis eliminadas.
Lo que volvió a encrespar los ánimos fue el Cisma de Occidente y la lucha por la investidura papal que se produce alrededor del último antipapa aviñonés, Benedicto XIII, apoyado por los obispos corsos favorables a Génova por una parte, y la del antipapa Juan XXIII, apoyado por los partidarios de Pisa.
Martellange realizó los dibujos iniciales y supervisó el inicio de la construcción en 1620. Ocho años más tarde, el proyecto fue asumido por el arquitecto aviñonés François de Royers de la Valfenière.
El cisma recrudeció, en la sede de Roma, a Bonifacio IX, le sucedió primero Inocencio VII (1404-1406) y luego Gregorio XII (1406-1415). El aviñonés en cambio permaneció en el solio pontificio hasta el fin del cisma.
Por ejemplo, los dominicos que contaban con 24 provincias, 19 de ellas dieron su obediencia al papa de Roma, mientras que 5 al papa aviñonés.
El inquisidor Nicolás Aymerich presenció el cónclave, y fue uno de los primeros en escribir un tratado en contra de Urbano VI: Tractatus de potestate papali de 1383, donde argumenta en favor de la legitimidad de la línea aviñonés de sucesión papal.
Tras la elección del papa romano Gregorio XII, este inició contactos diplomáticos con su rival aviñonés Benedicto XIII para lograr una solución al cisma, acordando ambos pontífices encontrarse en Savona.