Ejemplos ?
Durante su reclusión en los calabozos de la Santa Inquisición, se descubre que este dije tiene caracteres hebreos, por lo que Íñigo es programado para presentarse en el siguiente auto de fe.
Nació según parece en Valladolid, en el seno de una familia judeoconversa de origen portugués que, acosada por la Inquisición española (su abuelo fue quemado por judaizante en el auto de fe público realizado en Lisboa en 1596), buscó refugio en América hacia 1604.
Quevedo viaja a recogerlo. Mientras tanto, todo queda expedito para que se lleve adelante el auto de fe. Durante el auto de fe, estando ya por dictarse la condena de Íñigo Balboa (hoguera por judaizante), Quevedo llega y muestra a Luis de Alquézar los documentos que prueban que él tampoco goza de una adecuada limpieza de sangre, y que constituían el secreto que el Conde de Olivares les confió para ayudar a Balboa.
El cabildo de Lima hizo postergar las fiestas, que de costumbre se celebraban al advenimiento del nuevo virrey, por tener que realizarse un auto de fe el 13 de marzo de 1605 (reos de poca consideración, que no fueron quemados).
El 12 de julio de 1562 el primer obispo de Yucatán, Diego de Landa, organizó en la ciudad de Maní un Auto de fe, donde una hoguera consumió códices y símbolos de los dioses mayas, por considerar que "no contenían nada más que las mentiras del Diablo".
Sigmund Freud, al enterarse que libros suyos habían sido quemados exclamó: «¡Cuanto ha avanzado el mundo: en la edad media me habrían quemado a mí!» En Chile circula una leyenda urbana sobre militares pinochetistas, que buscando libros de carácter marxista, encontraron en la biblioteca de la casa de Pablo Neruda, en Santiago, libros sobre cubismo y creyendo que estaban relacionados con la Cuba castrista los quemaron todos por error. Auto de fe Destrucción de bibliotecas Censura Índice de libros prohibidos Fahrenheit 451 La ladrona de libros Markus Zusak 2005 Lucien X.
Los Caprichos de Goya, Zaragoza-Madrid-Pontevedra, 1999, pp. 35-60. "Las reediciones del Auto de fe de Logroño en vida de Moratín", Anales de Literatura Española, 1984, pp. 11-45.
Le tocó presidir al virrey el cuarto auto de fe dispuesto por el Tribunal de la Inquisición de Lima y que tuvo lugar el 30 de noviembre de 1587.
Según lo que creyeron averiguar los inquisidores del caso de las brujas de Zugarramurdi —en cuyo auto de fe celebrado en 1610 fueron quemados vivos seis supuestos brujos y brujas que se negaron a reconocer que lo eran—, en algunas noches señaladas como la víspera de Reyes, de la Ascensión, del Corpus Christi, de Todos los Santos, de la Asunción de la Virgen o de San Juan se celebraba un ritual especial, que constaba de dos partes.
El 12 de julio de 1562 se lleva a cabo el Auto de Fe en el pueblo de Maní, castigo que fue impuesto por Fray Diego de Landa a los indígenas mayas acusados de idolatría.
Algunos piratas fueron capturados y llevados a Mérida, y posteriormente a la ciudad de México, donde los juzgó el Tribunal de la Inquisición y los condenó a morir en la hoguera, en el primer auto de fe celebrado en la capital del virreinato.
Más tarde celebraron su matrimonio en Burgos, ciudad próxima a la frontera de ambos países, y en seguida entraron solemnemente en Madrid, asistieron a la tradicional misa mayor en la Iglesia de Atocha, y dictaron un auto de fe más solemne que de costumbre, por el cual más de trescientos herejes fueron entregados a la hoguera.