ausentar

(redireccionado de ausentaba)

ausentar

1. v. tr. Hacer que una persona se vaya de un lugar.
2. Hacer que desaparezca una cosa el mago ausentó el pañuelo e hizo aparecer una paloma.
3. v. prnl. Irse o faltar alguien de un lugar en el que habitualmente está sólo se ausentará por dos días.
Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse Editorial, S.L.

ausentar

 
tr. Hacer [que uno] se aleje de un lugar.
prnl. Alejarse uno, especialmente de la población donde reside.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.
Ejemplos ?
Algunos de ellos habían notado que el animal se ausentaba periódicamente, y un día una mujer le ató un manojo de llaves en la cola, y otros decidieron seguir a la cerda.
Además, se regularon algunas cuestiones relativas a los alcaldes de la Hermandad general, y se dispuso que en caso de que un alcalde se ausentase y delegase sus funciones en un nuevo alcalde, éste último sería el responsable de los daños o perjuicios que pudiera ocasionar, aunque si el anterior alcalde se ausentaba y no dejaba un sustituto, debería pagar doblados los daños ocasionados por el nuevo alcalde.
Por orden de sus superiores no pudo tomar parte en la expedición de California de 1697, de la que él mismo había sido instigador. Sus superiores temían que si se ausentaba del lugar que ocupaba podría tener lugar una sublevación.
Los últimos incas, no hicieron conquistas, se mataron entre ellos. Era costumbre en el Tawantinsuyu que cuando el Sapa Inca se ausentaba del Cuzco, siempre dejaba a su reemplazante.
En 1975, la Sea Org (Organización del Mar) se trasladó a la costa de Clearwater (Florida). Quentin tenía que seguir cumpliendo su condena allí, pero continuamente se ausentaba sin aviso.
Cuando su tío se ausentaba por momentos de la habitación, Guty le pedía a Palmerín que le cantara alguna de sus más recientes composiciones.
El furibundo Ares cubrió el campo de espesa niebla para socorrer a los teucros y a todas partes iba; cumpliendo así el encargo que le hizo Febo Apolo, el de la áurea espada, de que excitara el ánimo de aquéllos, cuando vio que Atenea, la protectora de los dánaos, se ausentaba.
Mas, al llegar al vado del voraginoso Janto, río de hermosa corriente que el inmortal Zeus engendró, bajaron a Héctor del carro y le rociaron el rostro con agua: el héroe cobró los perdidos espíritus, miró a lo alto, y poniéndose de rodillas, tuvo un vómito de negra sangre; luego cayó de espaldas, y la noche obscura cubrió sus ojos, porque aun tenía débil el ánimo a consecuencia del golpe recibido. Los argivos, cuando vieron que Héctor se ausentaba, arremetieron con más ímpetu a los teucros, y sólo pensaron en combatir.
Héctor, al notar que Agamemnón se ausentaba, con penetrantes gritos animó a los troyanos y a los licios: —¡Troyanos, licios, dárdanos que cuerpo a cuerpo combatís!
La voz pública imputó aquel atentado á un oficial italiano que albergaba en su casa, y que habia desaparecido con mucha parte de las riquezas de ella: pero la Justicia después de algunas indagaciones, señaló por delinqüente al mismo Cano y comenzó á perseguirle. El artista huyó de la pesquisa, echó fama de que se ausentaba á Portugal, y se escondió en Valencia.
Cuando le retaban, o el doctor Quinche, médico del Colegio, le decía que era un animal, lo que ocurría con regularidad y justicia todos los días, su único consuelo era, así que la borrasca se ausentaba bajo la forma del doctor Quinche, entonar su eterno e inocente estribillo.
Muchas noches notaron los vecinos que se ausentaba de su casa; siempre la encontraban en la playa, esperando la aparición del espectro.