atrocidad

(redireccionado de atrocidades)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con atrocidades: traductor

atrocidad

(Del lat. atrocitas.)
1. s. f. Acción o palabras temerarias o disparatadas la policía descubrió las atrocidades que cometió. barbaridad
2. Modo de comportarse la persona atroz o cruel su atrocidad afecta más que a sus hechos a sus palabras. crueldad
3. coloquial Cantidad excesiva o desmesurada.

atrocidad

 
f. Crueldad grande.
fam.Exceso, gran cantidad.
fam.Dicho o hecho muy necio o temerario.

atrocidad

(atɾoθiˈðað)
sustantivo femenino
1. hecho de gran crueldad y violencia las atrocidades cometidas por el dictador
2. dicho o hecho necio, fuera de las normas y la lógica Si no sabes del tema, quédate callado y no digas atrocidades.
3. cantidad muy grande de algo Sobró una atrocidad de comida.
Sinónimos

atrocidad

sustantivo femenino
1 crueldad, inhumanidad.
Atrocidad se trata de una gran crueldad.
2 barbaridad, burrada, disparate*, dislate, necedad, enormidad.
Por ejemplo: es un libro plagado de atrocidades; en la conferencia no se dijeron más que atrocidades.
Traducciones

atrocidad

atrocità

atrocidad

Gräueltat

atrocidad

atrocité

atrocidad

فظاعة

atrocidad

暴行

atrocidad

暴行

atrocidad

残虐行為

atrocidad

illdåd

atrocidad

SF
1. (Mil etc) → atrocity, outrage
2. (= tontería) → foolish thing, silly thing
decir atrocidadesto talk nonsense
3. (= exageración) ¡qué atrocidad!how dreadful!, how awful!
la comedia es una atrocidadthe play is awful
me gustan los helados una atrocidadI'm extremely fond of ice cream
Ejemplos ?
El Príncipe heredero puede ser un tonto, un incapaz, un tirano, como ha sucedido tantas veces, y los Pueblos tienen que sufrir sus atrocidades a costa de la ruina del estado y de sus fortunas y vidas.
Dijérase que odiaba de muerte a la hermosa joven, tal vez por lo mismo que nunca lograba disputar con ella, ni verla incomodada, ni que tomase por lo serio las atrocidades que él le decía, ni sacarla de aquella serenidad un poco burlona que el cuitado calificaba de constante insulto.
Pues, entonces, ¿qué camino le queda a uno, cuando conozca que tal o cual mocosilla, muy guapa y puesta en sus puntos, lo domina y gobierna, y lo lleva y lo trae como un zarandillo? ANGUSTIAS.-¡Lo que yo hago cuando usted me dice estas atrocidades tan graciosas!
Las cosas hay que llamarlas por su nombre y acá si ustedes me permiten, ya no como compañero y hermano de tantos compañeros y hermanos que compartimos aquel tiempo, sino como Presidente de la Nación Argentina vengo a pedir perdón de parte del Estado nacional por la vergüenza de haber callado durante 20 años de democracia por tantas atrocidades.
El pueblo se encontró desamparado por haber hecho consentir á sus habitantes que desde él, empezábamos el saqueo del Perú, y que consentiamos cuanta atrocidades son imajinables: en el dia han vuelto todas las familias y se hallan tan convencidas del engaño que han sufrido que hacen los mayores esfuerzos por favorecernos, y cuento con que á la llegada de la artilleria me han de haber aprestado las caballerias necesarias para seguir sin detencion hasta Potosí.
-El algodón, para taparme las orejas y no oír palabras ociosas, y las gafas ahumadas, para que nadie lea en mis ojos las atrocidades que pienso.
Mas después de su atrevido teatro, que aparece el dueño destronado y tras de trece trompadas, lo dieron por estrellado. Por traidor le pusieron el potro y tronaron sus atrocidades.
Larga tarea sería historiar esta guerra civil, en la que, á poco, Vasco Godines asesinó á don Sebastián, reemplazándo- lo como caudillo. Baste decir, en compendio, que el cadalso fué permanente y las atrocidades sin número.
Diaz no gusta de los siervos a medias, y en esto demuestra más lógica y experiencia que los evolucionistas pacientes. Por largos, larguísimos años, hemos estado presenciando y soportando las atrocidades de la Dictadura.
He dado prioridad a imprimir nueva energía al programa de prevención de la Organización, especialmente en lo que respecta a la prevención de los conflictos armados, las atrocidades, los desastres, la violencia contra las mujeres y los niños y la violencia sexual relacionada con los conflictos, y he puesto en marcha una iniciativa específica para dar a los derechos humanos un lugar prioritario.
Las recientes atrocidades de Carratalá en Cangallo y de Maroto en Potosí, si bien es cierto que retemplaron a los patriotas de buena ley, trajeron algún pánico a los espíritus débiles y asustadizos.
Creído me tuve que sustitución tan sencilla se realizó desde luego sin el menor tropiezo; pero registrando ayer mamotretos en la Biblioteca Nacional, dime de manos a ojos con un abultado expediente en papel del sello cuarto, expediente tan original y curioso, que no he podido resistir a la tentación de hacer un rápido extracto de su contenido, para solaz y regocijo de los que no hemos alcanzado horca ni garrote en Lima, si bien hemos sido testigos de atrocidades de igual o mayor calibre.