Ejemplos ?
Siempre es preciso una causa primera". Atribuír la formación primera de las cosas a las propiedades íntimas de la materia, equivaldría a tomar el efecto por la causa, pues esas mismas propiedades son un efecto de que debe provenir de una causa.
La armonía que regula las partes del universo, revela combinaciones y miras determinadas, y por lo mismo, un poder inteligente. Atribuír la formación primera al acaso es un contrasentido; porque el acaso es ciego y no puede producir los efectos de la inteligencia.