atisbo


También se encuentra en: Sinónimos.

atisbo

s. m. Indicio o iniciación todavía débil de una cosa tiene atisbos de locura.

atisbo

 
m. Vislumbre, conjetura.

atisbo

(aˈtisβo)
sustantivo masculino
indicio o señal débil, que casi no se ve ni un atisbo de arrepentimiento
Traducciones

atisbo

SM
1. (= acción) → spying, watching
2. (= indicio) → inkling, indication
Ejemplos ?
Fernando, para quien todo atisbo de placer era una luz serena...
El historiador Gabor Boritt califica los documentos donde se infiere de la sexualidad homosexual de Lincoln, escritos por Kramer de la siguiente forma «casi con certeza es un fraude…» Tripp también expresa su escepticismo sobre el descubrimiento de Kramer afirmando que «ver es creer, a pesar de la aparición de ese diario, sus pasajes no tienen la menor atisbo lincolniano.» La editorial Farrar, Straus and Giroux anunció en septiembre de 2010 que había adquirido los derechos mundiales sobre el libro que tenía planes de publicarlo en dos volúmenes que aparecerían en 2012.
Nasser, por el contrario, pensaba que cualquier atisbo de democracia, o de sistema multipartidista, o de retirada del ejército en favor de los políticos, podría permitir al Wafd, los Hermanos Musulmanes y los otros partidos políticos recuperar el terreno perdido en 1952.
El campo de la industria era un campo de batalla tan amplio como el mundo, en el cual los trabajadores, arremetiendo unos contra otros, despilfarraban energías que, si se hubiesen gastado en esfuerzo concertado, como hoy, habrían enriquecido a todos. En cuanto a la clemencia o el cuartel en esta guerra, no había absolutamente ni atisbo de ellos.
Así, a la de Dhzu le corresponden las primeras horas de la mañana, cuando la oscuridad es l y aún no se aprecia ningún atisbo de luz; el gallo canta a la hora de Chou; a la de Yin comienza a clarear; el sol sale, finalmente, a la de Mao; a la de Chen es completamente de día y los hombres se disponen a tomar el desayuno; quien trabaja lo tiene ya todo planeado a la hora de Sz; a la de Wu el sol alcanza su cenit; la tarde comienza a declinar a la de Wei; a la de Shen las familias se reúnen alrededor de la mesa para la colación vespertina; el sol se pone a la de Yu; a la de Hsü desaparecen del todo los últimos vestigios del crepúsculo; finalmente, la gente se retira a descansar a la de Hai, abriendo las puertas, así, a un nuevo ciclo.
Pero en lo que se refiere a su importancia como primer atisbo teórico independiente del proletariado alemán, puedo suscribir todavía hoy las palabras de Marx en el "Vorwärts" de París, en 1844: «¿Dónde podía ella (la burguesía alemana), incluyendo a sus filósofos y escribas, presentar una obra relativa a la emancipación —política— de la burguesía, como las "Garantías de la Armonía y la Libertad" de Weitling?
A cada caricia sentía crecer mis emociones y principiaba a dominar mis impulsos y mis inquietudes; mis miedos y mis iras. Cuando alguna me dejaba para ser de otro, aunque lloraba (no siempre), controlaba cada atisbo de furia y de humillación.
¿Será que en esos instantes las dudas y las angustias de mi edad encuentran un aliento en la inmensa opacidad nocturna y el atisbo de una esperanza, por siempre aguardada, arriba hasta el nebuloso cauce de mi existencia para vivificarla?...
El detective que había sido contratado para tal caso nunca encontró datos suficientes para localizarla. Siempre se desvanecía cualquier atisbo de hallarla.
Así, unos rememoran sus luchas políticas, siempre insatisfechas y no sin cierto atisbo de amarguras y rencores; otros se nostalgian por sus afanes de “ selves-mademen ” que los enriquecieron y su solaz es disfrutar el conteo de sus pertenencias aseguradoras, sin duda, del puesto “ más rico del panteón ”; ante ello, algunos se trans-tornan en el avaro miedoso del eterno retorno a la pobreza o se vuelven benefactores, como para resarcir un poco, lo que legalmente le quitaron a sus trabajadores, empleados, obreros.
Planteadas tales circunstancias, la Argentina emprendería, generación tras generación, un largo sendero de tramitaciones diplomáticas llenas de fundamentos, firmes pero pacíficas, en forma periódica y constantemente reiterada, sin ningún atisbo de ver coronados sus legítimos derechos.
oluntario de España, miliciano de huesos fidedignos, cuando marcha a morir tu corazón, cuando marcha a matar con su agonía mundial, no sé verdaderamente qué hacer, dónde ponerme; corro, escribo, aplaudo, lloro, atisbo...