Ejemplos ?
Pero a nosotros nos está encomendado a más de señalar las rutas de la definitiva solución y redención de todos los trabajadores, encontrar y proponer remedios, si los hay, al hambre que atenaza hoy, en este mismo instante, a las masas en paro forzoso.
¿Habéis de la memoria ya borrado del asedio de Albraca aquella tarde que en favor vuestro fui, solo y desnudo, contra Agricán y contra el campo, escudo?» Ella no responde y se atenaza viendo hasta ellos que Reinaldo viene, que al infiel ya de lejos amenaza, como ve que Bayardo al freno tiene, y conoce de Angélica la traza que en incendio amoroso lo sostiene.
Mas este al que jamás miedo atenaza tanto teme la turba y sus palmetas, como en la noche el lobo de un rebaño de tiernos corderillos teme el daño.
Una relación hermenéutica que su mente retoma en el secuestro para simbolizar una lucha interior contra el cautiverio y lo que el autor describe como un “exilio mental” que le atenaza.