Ejemplos ?
Brian Davis, en cambio, se sentía atemorizado por el poder que tenía y al llegar Brian a la relojería de Gabriel, éste se da a conocer ante el telequinético con el nombre de la marca de su reloj (Sylar).
En este relieve, las dos figuras principales, el papa severo y valeroso y el consternado y atemorizado Atila, surgen y sobresalen del centro hacia las tres dimensiones.
Estando en los camarines, es provocado por los Cobra Kai para que pelee, pero son interrumpidos por un árbitro que calma la situación. Daniel participa en su primer combate, en un principio muy atemorizado.
Además se personifica a la Constancia, que expulsa a su antiguo enemigo, el demonio, atemorizado, pues según la leyenda que le acompaña dice Ya no puedo más.
Los oficiales Michele Morelli y Giuseppe Silvati (a los que se adhirieron generales pro-Murat, como Guglielmo Pepe) el primero de julio marcharon de Nola hacia Nápoles a la cabeza de sus regimientos de caballería. Atemorizado por la protesta, el rey Fernando I aceptó conceder una nueva carta magna, que esencialmente era la propia Constitución de Cádiz y la adopción de un parlamento.
Se desarrolla una batalla fuera de escena. El pueblo fronterizo, atemorizado, dirige una plegaria a la Virgen para que llegue pronto la paz.
Harto de las intrigas palaciegas de Valenzuela, Juan José de Austria tomó cartas en el asunto rebelándose en Zaragoza con las tropas de que disponía (las que habían luchado contra los franceses en la frontera de Cataluña), y, dirigiéndose a Madrid, entró en la capital el 23 de enero de 1677, donde la regente le cedió –rendida- el gobierno mientras el valido se refugiaba atemorizado en el real monasterio de El Escorial.
Egeo, atemorizado por que sus hermanos y sobrinos aprovecharan esta circunstancia para atacarle, pensó que la falta de hijos podía deberse a un enfado de la diosa Afrodita, por lo que introdujo el culto a Afrodita Urania en Atenas y luego acudió al oráculo de Delfos en busca de ayuda.
El ejército —exhausto y atemorizado con la idea de encontrarse en el río Ganges con algún otro inmenso ejército indio— se amotinó en el río Hyphasis (actual río Beas) y se negaron a marchar más al este.
Además, vivía atemorizado con la posibilidad de que le destronasen y los romanos explotaban este temor recordándole periódicamente que existía un supuesto testamento de su predecesor, Ptolomeo XI, en el que éste legaba Egipto a Roma.
Los comunistas derrotan al PAP en las elecciones parciales, amenazando con desmontar el gobierno de Lee. Tras este hecho, la UMNO, atemorizado por la posible toma de poder de los comunistas, acepta la fusión.
Sin embargo Perseo atemorizado por la presencia del ejército romano en tierras macedonias abandonó Díon, y retrocedió hasta Pidna.