ataviado

(redireccionado de ataviada)
También se encuentra en: Sinónimos.
Sinónimos

ataviado

, ataviada
Ejemplos ?
Un poco antes de las siete de la mañana, la gente, vestida de blanco, ataviada con el pañuelo rojo de las fiestas y portando el vino para la contienda, se encamina hacia los Riscos de Bilibio, bien andando, en remolques arrastrados por tractores o en vehículos particulares.
Las imágenes del Cristo de la Vera Cruz y la Virgen de Belén ataviada de dolorosa, procesionan la tarde-noche del Jueves Santo, jornada festiva del pueblo de Pilas desde sus primeras horas, donde tiene lugar la venta de las Calabacitas del Niño Dios.
Es la reina de las fiestas de Alicante, las Hogueras de San Juan. Va ataviada con el traje de novia alicantina y es la representante honorífica de los festejos sanjuaneros.
En este día fue ataviada con el manto de tisú celeste con bordados en plata que fue donado por la condesa de Casa-Galindo para estrenarlo en el triduo preparatorio de la coronación (días 1, 2 y 3 de diciembre de 1904).
Una vez que está ataviada con un top verde brillante y un pantalón negro, se dirige a la pista de baile con sus amigos, donde ejecuta una coreografía.
En las primeras 4 fases, es la imagen de Tezcatlipoca la que es ataviada, vestida y adorada, por el pueblo y por jóvenes de ambos sexos, que lo cubrían con cuerdas de maíz.
La Virgen aparece ataviada con los clásicos atuendos de divina pastora, bajo un templete de plata realizado en 2005, tirada por bueyes y también portada a hombros por sus costaleros.
El Primer sábado del mes de noviembre se celebra una misa por los hermanos fallecidos de la corporación estando presidida por la Imagen de María Santísima de la Salud en el Presbiterio de la Parroquia ataviada con el terno de luto.
Se decía que detrás de los tules y hierbas de la laguna, sobre un islote podía verse a una hermosa mujer desnuda ataviada con corona y collares y sartas de peces, acociles y ajolotes en la cintura.
Inmediatamente... El timbre sonaba efusivo y una dama ataviada con lujo ordenó a la moza que le servía el té. Aquel sitio intentaba ser admirable; semejante a los antiguos palacetes romanos: pisos y columnas de mármol, portentosas estatuas, directamente reproducidas de los originales de la antigüedad griega; de las paredes colgaban cuadros como neoclásicos elaborados al óleo; de los techos pendían varias lámparas resplandecientes de cristales.
Para el día siguiente se anunciaban novillos que debían lidiarse en un corral. El alcalde había de presidir todas las fiestas y presentarse en ellas su hija lujosamente ataviada.
Y, no obstante, nunca maravillosa estatua, labrada en puro mármol pentélico por el artista más insigne de la antigua Grecia, le causara la honda impresión que aquella imagen ataviada por la ignorante piedad, sin tomar en cuenta los preceptos del arte ni las investigaciones arqueológicas.