astrólogo

(redireccionado de astrólogos)
También se encuentra en: Sinónimos.

astrólogo, a

(Del lat. astrologus < gr. astrologos, astrónomo.)
s. OCULTISMO, OFICIOS Y PROFESIONES Persona dedicada al estudio de la astrología.

astrólogo, -ga

 
m. f. Persona que profesa la astrología.
Sinónimos
Traducciones

astrólogo

astroloog

astrólogo

астролог

astrólogo

astròleg

astrólogo

astrolog

astrólogo

astrologer

astrólogo

astrologisto

astrólogo

astrologi

astrólogo

astrologue, astrologiste

astrólogo

csillagjós

astrólogo

astrologo

astrólogo

astrologus

astrólogo

astrólogo

astrólogo

astrolog

astrólogo

astrolog, stjärntydare

astrólogo

โหราจารย

astrólogo

astrolog

astrólogo

астролог

astrólogo

chiêm tinh

astrólogo

אסטרולוג

astrólogo

/a SM/Fastrologer
Ejemplos ?
Por la noticia que de los naturales he habido y por lo que oigo decir e relatar a astrólogos y cosmógrafos, me persuado estoy en paraje donde el servicio de nuestro Dios puede ser muy acrecentado; visto lo uno y lo otro, hallo por mi cuenta que donde más V.
Somos astrólogos rústicos, porque, como casi siempre dormimos al cielo descubierto, a todas horas sabemos las que son del día y las que son de la noche; vemos cómo arrincona y barre la aurora las estrellas del cielo, y cómo ella sale con su compañera el alba, alegrando el aire, enfriando el agua y humedeciendo la tierra; y luego, tras ellas, el sol, dorando cumbres (como dijo el otro poeta) y rizando montes: ni tememos quedar helados por su ausencia cuando nos hiere a soslayo con sus rayos, ni quedar abrasados cuando con ellos particularmente nos toca; un mismo rostro hacemos al sol que al yelo, a la esterilidad que a la abundancia.
Otro que dijo: "Yo enterraba difuntos", fue acomodado con los pasteleros. Los que venían por el camino de los locos ponemos con los astrólogos, y a los por mentecatos con los alquimistas.
Verificó bien esta dotrina Marco Bruto; pues, no sacando afuera de las almas de los confederados la resolución, la cerró tan oculta, que burló el crédito a los astrólogos que amenazaron a César, con día señalado, su fin; a los animales, que, muertos, con entrañas introducidas a la profecía (por la superstición), se le predijeron; y a tantas señales y agüeros que le amonestaban de su riesgo.
116 Aquí vi grant turba de santos doctores e contemplativos de aquel buen saber que para siempre nos puede valer, faziéndonos libres de nuestros errores; philósofos grandes e flor de oradores, aquí çitaristas, aquí los profetas, astrólogos grandes, aquí los poetas, aquí quadruvistas, aquí sabidores.
De tos hermanos gemelos Esaú y Jacob, y de la diferencia tan grande que hubo, entre ellos en sus costumbres y acciones CAPITULO V. Cómo se, convence a los astrólogos de la vanidad de su ciencia CAPITULO VI.
Daniel 2 1 Y EN el segundo año del reinado de Nabucodonosor, soñó Nabucodonosor sueños, y perturbóse su espíritu, y su sueño se huyó de él. 2 Y mandó el rey llamar magos, astrólogos, y encantadores, y Caldeos, para que mostrasen al rey sus sueños.
De pronto, oyó una gran voz que decía: -¡Apoderaos del radiante pez y todo en torno suyo perecerá! El rey se despertó sobresaltado e hizo llamar a los astrólogos y nigromantes para que explicasen el extraño sueño.
Su capacidad de comprensión se aguzó por la creciente violencia de sus acreedores, que veían en cada crepúsculo que los iba acercando al día del vencimiento, al segundo domingo de mayo de 1852, una protesta del movimiento de los astros contra sus letras de cambio terrenales. Se habían convertido en verdaderos astrólogos.
Eran astrólogos y alquimistas; estos andaban llenos de hornos y crisoles de lodos, de minerales, de escorias, de cuernos, de estiércol, de sangre humana, de polvos y de alambiques.
Y si estos acaecimientos los pronostican en los nacimientos de los otros porque conciernen a espacios y tiempos más largos, aquellos puntos y momentos de partes tan menudas que pueden tener entre sí los gemelos cuando nacen, atribuyéndose a cosas mínimas, sobre que no se suele consultar a los astrólogos (porque quién ha de preguntar cuándo se sienta uno, cuándo se posea o cuándo come), ¿por ventura diremos esto cuando en las, costumbres, acciones y sucesos de los mellizos hallamos tantas y tan diferentes propiedades?
7 Y vinieron magos, astrólogos, Caldeos, y adivinos: y dije el sueño delante de ellos, mas nunca me mostraron su declaración; 8 Hasta tanto que entró delante de mí Daniel, cuyo nombre es Beltsasar, como el nombre de mi dios, y en el cual hay espíritu de los dioses santos, y dije el sueño delante de él, diciendo: 9 Beltsasar, príncipe de los magos, ya que he entendido que hay en ti espíritu de los dioses santos, y que ningún misterio se te esconde, exprésame las visiones de mi sueño que he visto, y su declaración.