asta


También se encuentra en: Sinónimos.

asta

(Del lat. hasta, palo de lanza, pica.)
1. s. f. MILITAR Palo de la lanza u otra arma semejante.
2. Lanza o pica.
3. Palo de la bandera. palo
4. ZOOLOGÍA Apéndice óseo que tienen algunos mamíferos en la cabeza y que les sirve para defenderse. cuerno
5. NÁUTICA Pieza del enramado de una embarcación que va desde la cuadra a proa y a popa.
6. Mango de la brocha o del pincel.
7. a media asta loc. adv. Estar a medio izar una bandera, en señal de luto.
8. dejar a una persona en las astas del toro coloquial Abandonarla en algún peligro.

asta

 
f. Arma ofensiva de los antiguos romanos, compuesta de hierro, astil y regatón. Se empleaba como lanza, y también como dardo, para arrojarla con la mano contra el enemigo.
Palo de lanza, pica, venablo, etc.
Lanza o pica.
Palo a cuyo extremo o en medio del cual se pone una bandera.
Cuerno.
mar. Cada una de las piezas del enramado del buque, que van desde la cuadra a popa y proa.
zool. Tronco principal del cuerno del ciervo.

asta

(ˈasta)
sustantivo femenino
1. zoología cuerno de algunos animales astas de ciervo
2. material de los cuernos usado para hacer objetos alhajas de asta
3. palo que sostiene una bandera enarbolar la bandera en el asta
4. militar palo de un arma blanca larga el asta de la lanza
5. mango de un pincel tomar el pincel por el asta
Sinónimos

asta

sustantivo femenino
1 fuste, palo.
Cuando se trata de un arma, se utiliza fuste; de una bandera, se dice palo.
2 cuerno.

asta:

cuernocacho, pitón,
Traducciones

asta

Horn

asta

asta

asta

SF
1. (= arma) → lance, spear; (= palo) → shaft; [de banderas] → flagpole; [de brocha] → handle
a media astaat half mast
2. (Zool) → horn, antler
dejar a algn en las astas del toroto leave sb in a jam o in a pickle
Ejemplos ?
Con loable golpe a Marbalusto aploma, aunque hinque abajo el asta en el escudo; y quien lo acuse de destreza falto, sepa que no llegaba a dar más alto.
Y, visto por el dicho Cabildo, dijeron se le entregue el dicho Real Estandarte y le recibió por el asta en que estaba puesto por mano del dicho Corregidor; y el dicho Alférez Real dijo lo recibía, de que yo el Escribano de Cabildo doy fe, recibió el dicho Real Estandarte, con lo cual salieron del Cabildo y lo fueron acompañándolo hasta la Iglesia Mayor, y lo firmaron los dichos Capitulares.
Dióle el tirón el enlazador sentando su caballo, desprendió el lazo del asta, crujió por el aire un áspero zumbido y al mismo tiempo se vio rodar desde lo alto de una horqueta del corral, como si un golpe de hacha la hubiese dividido a cercén, una cabeza de niño cuyo tronco permaneció inmóvil sobre su caballo de palo, lanzando por cada arteria un largo chorro de sangre.
Rota ya el asta, su Fusberta caza y toca al punto a Serpentín de Estella, al cual, pese a su mágica coraza, turbado fuera de la silla empella.
Artículo 64°- La bandera de la nación es un lienzo tricolor rectangular con bandas horizontales de color negro, rojo y verde de igual ancho. En la parte superior izquierda, a la distancia de 1/4 del lafgo de la bandera a partir del asta, va el escudo nacional.
Juntos durmieron en camino; sin saberlo, todos acabaron por dormirse, en seguida comenzó la depilación de sus cejas, de sus barbas, por; entonces se desprendieron los metales preciosos de sus gargantillas, de sus coronas, de sus collares; no fue sino el asta de sus lanzas a la que se le quitaron los metales preciosos .
El asta y los brazos son de hierro; la redonda base en que se apoya, de mármol, y la escalinata que a ella conduce, de oscuros y mal unidos fragmentos de sillería.
La bandera de la República Popular Democrática de Corea tiene una franja ancha de color rojo al centro, ligada en sus partes superior e inferior por dos estrechas listas blancas a dos franjas azules; y en la franja roja aparece un círculo blanco situado hacia el asta con una estrella roja de cinco puntas en su interior.
En el invierno, los lobos se reúnen en manadas junto al enebro que la protege para lanzarse sobre las reses; los bandidos esperan a su sombra a los caminantes, que entierran a su pie después que los asesinan, y cuando la tempestad se desata, los rayos tuercen su camino para liarse, silbando, al asta de esa cruz y romper los sillares de su pedestal.
¡muy bonito! Después volvía a escribir mojando su pluma en el tintero de asta que sujetaba con la mano izquierda. Cuando terminaron con las habitaciones subieron al desván.
En lo más encarnizado de la lucha viose de repente surgir un hombre pegado al asta de una bandera de las baterías, arrollada por el viento, elevarse con la agilidad de un acróbata, llegar a lo alto, dar al aire el pabellón nacional, y descender lentamente, desafiando las balas que llovían sobre él.
Terminada la prueba, lo llamó aparte fray Pablo y le dijo: -Mira, negro, cómo te manejas con el Relámpago y no comas confianza, que aunque es cierto que a los toros más que con el estoque se les mata con el corazón, bueno será que estés sobre aviso para que no te suceda un percance y vayas al infierno a contarle cuentos a la puerca de tu madre. Ese animal es tuerto del cuerno derecho, y por la asta sana se va recto al bulto.